Connect with us

Suscribirse

Editorial

Remake aburridora

La excepción sería que alguien pensara algo nuevo

Cada vez que el delito organizado pone al Estado contra la pared, el Gobierno de turno responde de la misma manera: sa­cando las uñas cuando ya es tarde, cuando el daño ya está hecho y hay muy poco que reparar. De tanto que se la empleado a lo largo de la historia contemporánea del país, la excepción ha dejado de serlo.

En 2002, partidarios de Lino Oviedo toma­ron las calles exigiendo la renuncia de Luis González Macchi. Se declaró el estado de excepción y menudearon los arrestos.

En 2010, el autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo secuestró al ganadero Fidel Zavala y lo guardó durante 94 días. Zavala fue liberado cuando la banda cri­minal quiso, no por el estado de excepción declarado en los departamentos del norte.

Un año más tarde, en 2011, el Gobierno volvió a declarar el estado de excepción para buscar a la banda terrorista armada en los departamentos de San Pedro y Concepción. Todo inútil. Nunca pudieron hallar a nin­gún elemento del grupo revoltoso aunque sí cayeron algunos rateros y descuidistas. Lo que se dice, pólvora en chimangos.

En 2015 el Gobierno recae en la práctica debido a “la grave conmoción interior generada por los grupos criminales que operan en la zona, poniendo en inminente peligro el funciona­miento regular de los órganos constitucionales, así como el resguardo de la vida, la libertad y los derechos de las personas y sus bienes”. Palabras, palabras. Y una vez más, todo inútil. Ni resguardo de la vida, ni de los derechos de las personas ni de sus bienes. En cuanto a la libertad, la ironía es sangrienta. Días pasados, la madre de Edelio Morínigo -que este julio próximo cumplirá seis años cautivo de los terroristas- decidió salir a buscar a su hijo ya que la pomposa FTC jamás tuvo ni la más ínfima pista de su paradero. Ni pistas ni tampoco vergüenza, a la vista de lo poco que le importa el cuadro de una pobre mujer sufriendo un calvario interminable.

Ahora quieren otro estado de excepción, con la excusa de buscar tipos que ya de­ben estar a 5.000 kilómetros de aquí.

La excepción sería que alguien pensara algo nuevo en esto de “luchar contra el crimen”. Hasta ahora, cada Gobierno se limita a hacer copy paste del penúlti­mo decreto, sin cambiar una coma.

¿Y si prueban despertando alguna neurona?

Segui con:

Hacer lo imposible

No te pierdas:

Enamorados del atraso

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Jhojanni Fiorini, Juan Martínez, Felipe Dominguez, Fabrizio Meza.

Copyright © 2020 El Independiente | El otro lado de la historia
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente