lunes, junio 24, 2024
16.7 C
Asunción
InicioSin categoríaNuevo espacio público

Nuevo espacio público

Categoría

Fecha

Ojalá no sean margaritas tiradas a los cerdos, si se nos permite el aforismo. El MOPC acaba de habilitar 10 hectáreas de espacio público en la costanera que lleva un nombre asociado a la música de la más alta calidad del folklore paraguayo, José Asunción Flores. Y nos permitimos esta observación a la vista de la nula labor de conservación que la municipalidad capitalina mantiene con estas áreas de recreación y esparcimiento.

El ejemplo más patético y vergonzoso es el del Parque Caballero, otro nombre rutilante, en este caso, de la historia heroica del Paraguay.

Hubo una época en que este espacio verde era un sitio de concurrencia ciudadana en busca de una buena vegetación, un reducido pero agradable circuito para caminatas o deportes ligeros y hasta en cierto tiempo que se pierde en la historia del siglo XX, funcionaba una piscina pública. Todo eso se acabó. Hoy el Parque Caballero ha dejado de ser un parque para convertirse en un inmenso basural pisoteado año tras año por oleadas de damnificados, no pocos de los cuales no son sino operadores de campaña de políticos sinvergüenzas que prometen lo que jamás piensan cumplir. Prácticamente no hay plaza, parque, plazoleta, ciclovía o caminero que no hayan sido colonizados en algún momento por evacuados de todo tipo todos, naturalmente, acaudillados por concejales fenicios a la caza de votos. Es por eso que no podemos sino alertar sobre el peligro que se cierne sobre el nuevo “parque lineal” bautizado con el nombre del autor de Ne rendape aju y Panambi vera. El MOPC hizo un buen trabajo, pero dudamos que la municipalidad asuncena esté a la altura para preservarlo de ocupantes clandestinos, vendedores, mercachifles y buhoneros que van a invadirlo inexorablemente Toda ciudad asentada a orillas de un río caudaloso sufre periódicamente los avatares de la inundación. Pero sólo Asunción ha sido incapaz, históricamente, de protegerse con defensas costeras eficientes y, sobre todo, evitar convertirse en un campo de refugiados cuando las aguas suben. Sólo Asunción ha habilitado cotas de habitabilidad que no son tales sino una condena a corto plazo para gente desesperada dispuesta a vivir literalmente sobre el cauce del río. Inepcia de gestión y corrupción. La peor combinación.

Por eso nuestro temor.

No podemos evitarlo.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.
Artículo anterior
Artículo siguiente