spot_imgspot_img
EL CANDIDATO
domingo, junio 13, 2021
10.7 C
Asunción
InicioDestacadoLa Meca de las vacunas

La Meca de las vacunas

Categoría

Fecha

 

Por Benjamín Fernández Bogado

Enviado Especial

En estos días Miami se ha convertido en un imán para los interesados en vacunarse que llenan los aviones para dicho propósito al punto que las autoridades han flexibilizado el acceso a las mismas con ofertas sugerentes a poco de concluir con los trámites aduaneros.

Con más del 50% de vacunados en su territorio y con una drástica caída en el número de muertos por covid, las sobreofertas de las tres vacunas ofrecen oportunidad para todos.

El vuelo de la empresa panameña Copa salió con todos los asientos ocupados. Eran 180 que, en dos vuelos que partieron a la madrugada con sólo cinco minutos de diferencia. El pasaje mayoritario eran de personas menores de 45 años que decían que al ritmo que vamos en el país no les alcanzarían las vacunas hasta el final del año.

Al ingresar a los EE.UU. los trámites de control se han vuelto notablemente expeditivos, el control de los equipajes inexistentes y al ganar la salida, el primer «exit», ya era la oferta de los vacunatorios. Un equipo de guías facilita a los que no hablan inglés y piden obviar colocar en el documento la dirección de la persona que desea tomar las vacunas o de la Pfizer de doble dosis o de la Johnson de solo una inoculación. «Son más de dos mil por día» me comenta la encargada de recibir los formularios y que estarán en el aeropuerto hasta el día 18 de junio con ese propósito.

UNA APUESTA
POLÍTICA
Miami muestra su lado más tropical. Hace calor, supera los 31 grados y las vacunas están por todas partes. El centro de convenciones atrae todavía a algunos pero la oferta en las farmacias ha facilitado el acceso en un país donde hay casi 40 millones de personas que no quieren vacunarse.

Con más del 50% de inoculados, los norteamericanos quieren gritar su triunfo el próximo 4 de julio cuando celebren la fecha de su independencia. El haberse independizado del «virus chino» no parece una cuestión menor en un país que lleva perdiendo trillones de dólares en la pandemia y cuyo presidente Biden en menos de seis de mandato ha logrado sorprendentes resultados que busca una trillonaria aprobación del Congreso para relanzar el país hacia nuevos horizontes.

Los paraguayos celebran el acceso a las vacunas en Miami y se retratan para la posteridad aunque el sargento sugiere no fotos ni vídeos en el momento de la inoculación. Hay un sentimiento de orgullo pero también de culpa entre muchos de ellos. Un residente de Ciudad del Este me dice que vino porque su edad y la alta propagación del virus en frontera con Brasil no le quedaba otra opción y esperar hasta el final del año para que le toque la vacuna en Paraguay era poner en riesgo su vida y la de sus familiares. Me comenta que ha perdido a su madre y que el viaje le supuso una inversión de 1.200 dólares hasta el domingo.

Los peregrinos de las vacunas hacen fila, esperan poco y en el procedimiento no pasa de tres minutos para que todo concluya. Parecen sacarse un peso de encima. Se discute sobre la eficacia de las dos vacunas ofertadas aquí en el aeropuerto de Miami. Los que pueden retornar en tres semanas apuestan por la Pfizer los que no le van a la de Johnson y Johnson.

«Espere sentado 18 minutos ahí enfrente» dice la encargada de la vacunación para observar si presentan efectos inmediatos en el organismo. Otro «exit» marca el lugar de salida y la búsqueda de la transportación.

La ciudad más grande de la Florida tiene el número mayor de inoculados de latinoamericanos. La puerta de entrada a los EEUU vuelve a colocarse como referencia de su tradición y apuestan duro para recuperarse en el sector turístico que ha sido fuertemente golpeado por la pandemia.

Mientras en Paraguay los fallecidos crecen cada día, aquí ofrecen vacunas a los que pueden pagarse el pasaje y tener la visa de ingreso a territorio estadounidense. Muestras de eficacia y de poder rodean a esta peregrinación incesante de latinoamericanos forzados a votar con los pies la incompetencia de sus gobernantes locales.

DONACIÓN DE EE.UU.
Estados Unidos anunció ayer que donará 500 millones de dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el coronavirus en un momento en que muchos de los países más pobres tienen problemas para inmunizar a sus poblaciones. «Tenemos que terminar con la covid-19, no solo en casa, algo que estamos haciendo, sino en todas partes», dijo el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en el marco de la cumbre del G-7 en Reino Unido. el mandatario subrayó que la acción de su gobierno no conlleva contrapartidas ni exigencias.

«Nuestra donación de vacunas no incluye presiones para obtener favores o concesiones. Lo estamos haciendo para salvar vidas, para acabar con esta pandemia. Eso es todo. Punto».