spot_imgspot_img
jueves, enero 20, 2022
38.7 C
Asunción
InicioActualidadMedio Ambiente“El cambio climático no tiene vacunas”

“El cambio climático no tiene vacunas”

Categoría

Fecha

Inundaciones, olas de calor, sequías prolongadas, poca disponibilidad de recursos hídricos, afectación de plantas y animales, todo esto nos da la pauta que estamos enfrentando las principales consecuencias del cambio climático en el Paraguay.

De acuerdo al Índice de Vulnerabilidad y Adaptación al Cambio Climático en la Región de América Latina y el Caribe (CAF, 2014), el Paraguay se encuentra en la categoría de “riesgo extremo” a causa de factores como la pobreza, desigualdad y medios de subsistencia vulnerables. Con el fin de hacer frente a la crisis, está vigente la Ley N° 5875/2017 Nacional de Cambio Climático.

El Paraguay, aunque pequeño geográficamente, posee una riqueza natural que podría constituirse en una ventaja comparativa para la promoción de su desarrollo, pero el país debe seguir potenciando su capacidad de producción limpia.

La directora para Paraguay de la Organización Mundial de Conservación World Wildlife Fund (WWF), Lucy Aquino, señaló que se hace imprescindible un trabajo de ordenamiento territorial, y este mensaje cobra mucha importancia en épocas de elecciones, pues los próximos intendentes y quienes conformarán las Juntas Municipales deben saber la importancia de este ordenamiento.

“Día a día vemos los planes de los nuevos candidatos y no tocan este punto, por eso es clave para nosotros. Todo lo que se ordena en el país debe venir de manera descentralizada de los Municipios, por ejemplo, la actual administración puso Surtidores en cada esquina y se debe analizar la forma en que utilizamos las tierras, dónde hacemos las plazas, las escuelas, cómo construimos las casas, el Municipio tiene que seguir un ordenamiento”.

Continuó diciendo que no se pueden, por ejemplo, construir casas en zonas de pantanos o manantiales, y eso hay que fomentarlo desde pequeños, desde las escuelas, se necesita la educación ambiental, y que todos se sumen.

“Queremos hacerles llegar manuales a todos los niños y, posiblemente, próximamente firmaremos un Memorándum de entendimiento con Paraguay Educa”, explicó la directora de WWF Paraguay.

Agregó que además del gran desafío de la pandemia en 2020, el país fue testigo de las bajas más importantes de los ríos, además, la sequía se vino con todo, y a decir de la especialista, cada año será peor si no se toman acciones para mitigar el cambio climático.

“Si seguimos adelante vamos a terminar con nuestros bosques, hay muy poca educación ambiental y la gente no tiene en cuenta la gravedad de lo que se viene por el cambio climático. El representante de la Unión Europea decía en su exposición que el Covid tiene vacunas y eventualmente tal vez le podamos ganar, pero el cambio climático no tiene vacunas, hay que tomar conciencia”.

Comentó que las inundaciones arrasan con las pertenencias de las personas de bajos recursos, quiebra la unidad familiar y la comunidad, incluso ocasiona muertes. “Si no nos preparamos, las sequías y las tormentas serán más fuertes y destructivas. Los intendentes deben educarse y entender qué es el ordenamiento territorial, ellos van a tomar las decisiones y queremos intendentes más conocedores”, concluyó Aquino.

LA EDUCACIÓN AMBIENTAL

Carmen Monges, Coordinadora de Educación Ambiental de WWF, afirmó que dadas las problemáticas del Paraguay, se debería enseñar a los chicos el valor de la naturaleza y cuán conectados estamos a ella. Expresó que el aprendizaje debe ser real y significativo.

“Un trabajo en conjunto es posible, nada hacemos solos, nos unimos con varias organizaciones de la sociedad civil, y muchas veces se piensa que los pequeños pasos no harán la solución, pero millones de cambios sí suman y creo que sí se puede. Esta es la generación que tiene que enfrentar las consecuencias del cambio climático y debemos involucrarnos e incidir”.

Ese involucramiento, debe ser primero conociendo, sabiendo cómo afecta a la comunidad. “Nosotros somos obreros de la conservación y la solución depende de cada uno. No debemos esperar a que las cosas vengan de arriba y sí ser coherentes con las acciones y las decisiones”, concluyó Monges.