spot_imgspot_img
EL CANDIDATO
jueves, mayo 6, 2021
15 C
Asunción
InicioSexplícitxBeneficios del yoga en tu vida sexual

Beneficios del yoga en tu vida sexual

Categoría

Fecha

El yoga es una disciplina ancestral originada en la India hace más de 5.000 años para conservar la salud física, mental y emocional. Mucho ya se ha habla de sus beneficios, pero lo que pocas personas saben es que a través del yoga se puede alcanzar una sexualidad mucho más intensa.

Algunas posiciones están hechas para aumentar la energía y el deseo sexual, aumentando la fuerza, la tonificación y flexibilidad de áreas del cuerpo, claves para intensificar las sensaciones y el placer sexual.

Los especialistas señalan que en las mujeres la práctica regular del yoga ayuda a mejorar el deseo sexual, la potencia de los orgasmos y la toma de conciencia de su propio cuerpo. En los hombres actúa mejorando las erecciones, orgasmos más fuertes y una mayor duración de las relaciones sexuales.

La instructora de yoga, Tiffy Fiedler, comentó que mejora la flexibilidad y la resistencia y a la hora de relacionarte íntimamente el cuerpo va fluyendo mejor con el de la otra persona. 

También ofrece confianza y seguridad, el yoga ayuda a estar más relajada o relajado y hace que se desbloquee cualquier emoción negativa, que las personas se suelten, se relajen y puedan disfrutar plenamente sus relaciones sexuales.

“El yoga ayuda a relacionarte sin complejos, favorece que el cuerpo se tonifique y las personas se sienten más seguras de su aspecto y eso se transmite a tu pareja. Trabajamos mucho los principios de la apatía, el respeto, la comunicación y compasión, hay un aumento de la conexión de la pareja porque tenés una mentalidad más abierta con respecto a esos principios”, acotó la experta.

A las personas que se inician en el mundo del yoga, aconsejó que empiecen a practicar sin expectativas y sin ego para que no hayan frustraciones ni desilusiones, que puedan sorprenderse, volver a sentirse a uno mismo y escucharse.

“Hay días que se practica el yoga de forma más lenta, otros de forma más dinámica, depende de cómo te sientas en ese momento y lo que quieras hacer”, afirmó.

Al principio recomendó practicar con un instructor porque las alineaciones y las posturas son muy importantes, ya después se puede hacer solo, y se convierte en una práctica personal cuando se pueda. 

EL YOGA Y EL SEXO

Algunas posturas que pueden ayudar a mejorar la vida sexual son la mariposa, que sirve para relajar las piernas y al mismo tiempo estimula los órganos sexuales, y al abrir la cadera ayuda a liberar la energía sexual acumulada.

La pinza estimula las glándulas sexuales y se la considera una de las posiciones que ayudan a mantener la salud y la juventud y el puente fortalece y tonifica los músculos del suelo pélvico.

The Journal of Sexual Medicine publicó que el yoga podía mejorar la función sexual, especialmente en mujeres mayores de 45 años. El estudio examinó los efectos de 12 semanas de yoga en 40 mujeres que informaron sobre su función sexual antes y después de las sesiones de yoga.

Después del período de 12 semanas, la función sexual de las mujeres había mejorado significativamente en todas las secciones del Índice de Función Sexual Femenina: «deseo, excitación, lubricación, orgasmo, satisfacción y dolor».

Pero los beneficios no son solo en las mujeres, un estudio análogo del Dr. Vikas Dhikav, neurólogo del Hospital Dr. Ram Manohar Lohia en Nueva Delhi (India) arrojó los efectos de un programa de yoga de 12 semanas sobre la satisfacción sexual de los hombres, los participantes afirmaron sentir una mejora significativa en su función sexual, según lo evaluado por el cociente sexual masculino estándar. 

Datos interesantes:

El Tantra Yoga o el yoga de la sexualidad, tiene entre otros objetivos, estimular, entrenar y reeducar la musculatura pélvica implicada en el acto sexual que por lo general, son poco o nada ejercitados . El manejo de la respiración ayudará a equilibrar la mente, el cuerpo y la potencia sexual.

El yoga de la sexualidad se basa en ejercicios que comprende una parte de respiración, meditación y elasticidad, además de la conexión con su pareja y el universo transformando esta energía en algo positivo y maravilloso de experimentar.

Una reciente investigación se enfocó en los efectos del yoga en mujeres con síndrome metabólico, una población con un mayor riesgo de disfunción sexual en general. Para estas mujeres, un programa de yoga de 12 semanas condujo a una mejora significativa en la excitación y la lubricación, mientras que tales mejoras no se observaron en las mujeres que no practicaban yoga.