Connect with us

Suscribirse

Editorial

Vivienda propia

¿Prefabricadas o de ladrillo? ¿Qué conviene más?

De nuevo la historia de las viviendas de interés social y el anuncio del Gobierno de su propósito de construir unas 15.000 unidades nuevas. Si en algo no nos podemos poner de acuerdo en este país es sobre el déficit habita­cional. Algunas fuentes hablan de no menos de 600.000 viviendas y hasta de 1.200.000, lo cual hablaría de que la mayor parte de la po­blación carece de vivienda propia. Sin embar­go, el último censo de la DGEEC y la STP en la materia dice que el 82,4% de la población tiene vivienda propia, incluyendo aquellos que viven en condominios o estén pagando a cuotas su casa. Sólo el 9,4% vive en casa alquilada, un 6,3% en vivienda cedida y un 1,9% en alguna otra forma de habitación, por ejemplo, ocupación de hecho y no informada.

El intríngulis parece tener alguna salida cuando se empieza a hablar no sólo de vivienda hecha y derecha sino también de “soluciones habitacionales”. En esta última categoría entra una multitud de opciones, desde la construcción de baño y cocina modernos hasta la ampliación, remodela­ción o refacción general vía subsidios.

El problema es que los costos tanto de construcción como de refacción, ampliación o remodelación han cambiado drástica­mente. El MUVH, cediendo a presiones sectoriales, sigue calculándolos sobre el modelo tradicional de vivienda de paredes de ladrillo, techos de teja y aberturas de madera, que presenta las tradicionales complejidades en la instalación de servi­cios, en especial de agua, energía eléctrica, drenajes, etc. No se quiere ni oír hablar de viviendas de materiales prefabricados que permiten una construcción más rápida, más económica, más fácil de acondicionar y mantener. Algunos anuncios en esa dirección han hecho saltar a los proveedores de materiales cocidos con el argumento de que se quiere hacer desaparecer a oleros, cerámicos y fabricantes de aberturas.

Con todo respeto hacia la función del MUVH, ¿qué prioriza en su función? ¿Faci­litar el acceso a la vivienda a quienes no la tienen o sostener el negocio de los fabrican­tes de materiales? ¿Y si probara dar opcio­nes al aspirante a vivienda propia? ¿O los intereses de un sector son más importantes que los del ciudadano sin vivienda propia?

Se nos ocurre que sería un buen capí­tulo a resolver este año que se inicia.

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Jhojanni Fiorini, Juan Martínez, Felipe Dominguez, Fabrizio Meza.

Copyright © 2020 El Independiente | El otro lado de la historia
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente