Connect with us

Suscribirse

Editorial

Otro agujero en la pared

De nuevo la educación en la hoguera

Unos días atrás nos ocupábamos de que en los aumentos salariales a funcionarios del Estado, la mayoría ligó su parte a costa de la postergación de la jerarquización sala­rial de los maestros, que deberán esperar tiempos mejores mientras policías, milita­res y operadores políticos ya están allí.

Ahora, la segunda pata del trípode se ha desplegado. Cinco gobernaciones departamen­tales y 73 municipios no han hecho el llamado a licitación para la provisión de alimentos destinados a la alimentación escolar de 2020. La denuncia de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas fue contundente. El llamado debió haberse hecho en setiem­bre. Y esto es sintomático. Hay de nuevo un fuerte olor a maniobras para preparar el terreno y adjudicar luego, a los apurones, a los socios y compinches de siempre.

La razón de un llamado a licitación con sufi­ciente anticipación está en todos los manuales de organización y método administrativos. Los caminos críticos, los cronogramas, han sido creados para eso, para asegurar procesos ordenados, con llaves de seguridad contra equivocaciones e intentos de fraude. Pero no. Son los municipios y las gobernaciones con las arcas más escuálidas, rapiñadas por administraciones incompetentes y voraces, los que esperan fondos especiales para el desayuno y el almuerzo escolar pero no para volcarlos a su fin específico sino para otros, casi siempre derivados de malos manejos administrativos, malversaciones y direccio­namiento interesado de obras y servicios en los ámbitos municipales y departamentales.

La tercera pata del trípode se va a desplegar en los prolegómenos del año académico 2020. Y son los útiles escolares distribuidos por el MEC. Este es otro mar de los sargazos en el que navegan a gusto los sinvergüenzas de siempre. EL programa 2019 involucró más de Gs. 122.000 millones en diversos tipos de materiales escolares destinados a 1.500.000 estudiantes. Como en la alimen­tación escolar, el programa está rodeado habitualmente de denuncias por llegada tardía a destino, mala calidad de los mate­riales y, a veces, kits completos vendidos en improvisados negocios de ocasión cuando su entrega debe ser por completo gratuita.

Cada año lo mismo: retrasos, mala calidad, corrupción… y la educación una vez más como moneda de cambio de la corrupción.

Segui con:

Municipal lenidad

No te pierdas:

El centro se muere

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Jhojanni Fiorini, Juan Martínez.

Copyright © 2019 El Independiente | El otro lado de la historia
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente