jueves, diciembre 7, 2023
28.7 C
Asunción
InicioSin categoríaLos años pasan, la manera de hacer política sigue igual

Los años pasan, la manera de hacer política sigue igual

Categoría

Fecha

“Para fabricar salchichas se requieren aptitudes especiales; para ser legislador o ministro en el Paraguay el talento y los conocimientos son superfluos. La preparación, el carácter, la honestidad a veces estorban. Valen más ciertas contorsiones y genuflexiones del cuerpo que veinte años de estudios, que la decencia y la probidad”, reza el primer párrafo de la carta escrita por Eligio Ayala en Suiza en el año 1915 (cuando tenía 36 años). Años después de haberse desempeñado como ministro de Hacienda.

Nacido en Mbuyapey (Paraguarí), abogado, estadista y político liberal, fue presidente de la República en dos oportunidades. En la primera como provisorio (abril de 1923 a marzo de 1924) en reemplazo de Eusebio Ayala quien renunció al cargo luego de estallidos sociales producto de una crisis política. 

Y luego como constitucional (electo en elecciones generales), del 15 de Agosto de 1924 al 15 de agosto de 1928. 

Domingo Laíno, luchador liberal contra la dictadura y exsenador nacional, expresó que Eligio Ayala fue uno de los hombres más probos y más honestos que manejó con una probada honestidad la cosa pública. 

“Hombre decente, cuidadoso del dinero público. No solo es reconocido por los hombres del propio partido sino por los demás. Como ministro de Hacienda y como presidente realizó hechos extraordinarios”, señaló. 

ANTES Y AHORA

Sobre las diferencias que existen en su partido cuando empezaba su incursión en la política y en la actualidad, encontró muchas diferencias. 

Mencionó que antes el PLRA era un gran partido donde sus senadores y diputados brillaban por su honestidad. “Esa gente había trabajado duro durante la dictadura de Stroessner. Habían puesto al corazón y el alma por derrumbar todo ese sistema perverso y corrupto y estaba preparada para ocupar cargos legislativos”, manifestó. 

Con respecto a la actualidad, dijo que el partido está integrado en su mayoría por delincuentes tanto hombres como mujeres. 

“El PLRA está minado de delincuentes de ladrones de hombres y mujeres que dicen ser parlamentarios y que han cometido hechos de corrupción conocidos por todo el pueblo paraguayo. El partido ha asimilado todas las costumbres de robar del Partido Colorado. Están manejados por personas que tienen antecedentes”, apuntó. 

CORRUPCIÓN

Para el caudillo liberal, la corrupción fue permeando al partido desde hace varios años. Pero realmente se vio este cambio desde hace 10 en coincidencia cuando asumieron el poder luego de la alianza con otros partidos. 

“Esta situación no se dio de la noche a la mañana. Desde hace 10 años aproximadamente el partido fue ganado por la corrupción. Es de público conocimiento que varios legisladores, acusados e imputados, usan sus fueros como escudos para evitar la cárcel que es el lugar donde deben estar”, manifestó. 

ACTUALIDAD DEL PARTIDO

El entrevistado explicó que no admira a ninguno de los actuales líderes del Partido Liberal. Pero que ve con buenos ojos a los nuevos líderes, que se encuentran en un nivel intermedio dentro del partido. Jóvenes que en su mayoría están en el interior del país. Y que estos son la esperanza de reconducir al partido y llevarlo nuevamente hacia donde estaba hace décadas atrás. 

“No admiro a nadie de los actuales líderes. Conozco asuntos que nunca fueron publicados pero por falta de pruebas no se pueden denunciar. Existen senadores y diputados con muchas cosas nauseabundas detrás”, señaló. 

Durante el gobierno de Ayala, el país experimento una mejoría económica. Esto se tradujo en un aumento de la producción, de la exportación y por ende de trabajo para los pobladores. 

Historiadores coinciden en que su principal logro fue la preparación militar para la defensa del país ante la inminente guerra con Bolivia por el suelo chaqueño.

Eligio Ayala muere en 1930, a la edad de 51 años debido a un conflicto pasional. 

“No se respeta el mérito, no se desprecia el vicio, nadie se indigna sinceramente contra la injusticia, nadie es justo. Los culpables pierden la conciencia de sus faltas, los hombres virtuosos, el pudor, y los partidos su nobleza. Buenos y malos viven en cada partido en una camaradería hipócrita, sin sinceridad, sin confianza recíproca, sin gratitud, sin generosidad. El interés los divide y los une y reconcilia sucesivamente. Los partidos tradicionales en vez de ser útiles a la patria, utilizan la patria; en vez de servir sanos intereses nacionales en el gobierno, hacen que el gobierno les sirva a ellos”, culmina la carta escrita en Europa hace poco más de 100 años.

 

34% Del parlamento lo ocupa el Partido liberal (43 bancas entre senadores y diputados). 

 

1,2 Millones de afiliados tiene el partido en la actualidad. 

 

30 Mil millones de guaraníes es la deuda por campañas políticas que tiene el PLRA. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


“Eligio Ayala era un hombre decente, cuidadoso del dinero público. No solo es reconocido por los hombres del propio partido sino por los demás. Como ministro de Hacienda y como presidente realizó hechos extraordinarios”.

 

“El PLRA está minado de delincuentes de ladrones de hombres y mujeres que dicen ser parlamentarios y que han cometido hechos de corrupción. El partido ha asimilado todas las costumbres de robar del Partido Colorado”.

 

“Desde hace 10 años aproximadamente el partido fue ganado por la corrupción. Es de público conocimiento que varios legisladores, acusados e imputados, usan sus fueros como escudos para evitar la cárcel”.

 

“No admiro a nadie de los actuales líderes. Conozco asuntos que nunca fueron publicados pero por falta de pruebas no se pueden denunciar. Existen senadores y diputados con muchas cosas nauseabundas detrás”,

Domingo Laíno, exsenador nacional.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.