Connect with us

Suscribirse

Historias

La renuncia real de Harry golpea a Gran Bretaña

La familia real se está recuperando de otra crisis. El hermano menor de William, el príncipe Harry, y su esposa Meghan Markle, habían lanzado una bomba, anunciando, sin previo aviso, que abandonarían sus roles como miembros de la realeza para pasar más tiempo en América del Norte.

Quieren volverse financieramen­te independien­tes y “forjar” un “nuevo rol progresivo”.

Para un país obsesionado con su historia de reyes y reinas, fue un evento im­pactante y confuso. Harry es el miembro más famo­so de la familia real y el segundo más popular des­pués de su abuela, la Reina Isabel II, según una inves­tigación de YouGov. Su salida plantea dudas sobre el lugar de la monarquía en la vida pública británica y su capacidad para seguir el ritmo de un país que sufre los cambios revolu­cionarios desatados por el brexit. Desde que el Reino Unido votó por abandonar la Unión Europea en 2016, su política se ha convertido en un caos, con adversarios enojados alineados para atacarse entre ambos lados del tóxico debate del brexit. A medida que el Parlamen­to colapsó en el caos y los gobiernos de David Came­ron y Theresa May se des­moronaron, la monarquía proporcionó un punto raro de estabilidad, así como una distracción bienveni­da. En mayo de 2018, el país se deleitó con el matrimo­nio de Harry con Meghan, y luego, un año después, con el nacimiento de su hijo, Archie.

CONTROVERSIA

Todo el establecimiento británico está orientado a proteger a la monarquía de la controversia política y a mantener a la reina por encima de la refriega. Cual­quier error de juicio podría desencadenar eventos que amenazarían su propia exis­tencia. Pero la familia real tam­bién es importante para la política británica. Como jefa de estado, la reina ocupa una parte vital de la constitución, firma proyectos de ley, convoca al Parlamento y nombra a los primeros ministros. También es la diplomáti­ca más efectiva de Gran Bretaña, recibe visitas de dignatarios en sus palacios y castillos y realiza viajes al extranjero para fortale­cer las relaciones con los aliados. Cuando el Reino Unido termine su alianza de 45 años con los países de la UE el 31 de enero, necesitará que sus miem­bros de la realeza trabajen horas extra para ganar nuevos amigos. El primer ministro Boris Johnson ha dejado claro que abrirá negociaciones comerciales con otros países tan pron­to como se logre el brexit, incluso con EE.UU.

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Jhojanni Fiorini, Juan Martínez, Felipe Dominguez, Fabrizio Meza.

Copyright © 2020 El Independiente | El otro lado de la historia
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente