Connect with us

Suscribirse

Editorial

Crisis de representatividad

La democracia se cura con más democracia

No queda ninguna duda respecto a las causales que determinaron la expulsión de Paraguayo Cubas de su banca de senador. Fueron mu­chos y de creciente gravedad los exabruptos a los que ya nos tenían acostumbrados con sus actitudes destempladas y ofensivas.

Ahora bien. Este caso nos interpela como ciuda­danos hacia la calidad de la representación po­pular, en franca decadencia desde hace tiempo. El hecho de que 50 o 60.000 ciudadanos confíen su voto a un diputado o un senador no es cual­quier cosa, un episodio que se pueda borrar de un plumazo sin consecuencia alguna. El voto en una elección es un acto fundamental, la expre­sión más rotunda del funcionamiento de una democracia. En él se funda la legitimidad de toda la estructura institucional en la cual con­fiamos para llevar adelante nuestra vida como República. Por lo tanto, antes de emitirlo bien vale una profunda reflexión sobre a quien se va a confiar la representación de nuestros intereses. Esa es la responsabilidad que cabe al ciudadano.

Por otro lado, es gravitante el rol de los par­tidos políticos a la hora de confeccionar sus listas de candidatos a cargos electivos. Desde Presidente de la República hasta concejal municipal, las candidaturas debieran estar sometidas a un rigor mínimo que garantice que los aspirantes cumplan con responsabili­dad el compromiso asumido tras ser electos.

La experiencia durante estos 30 años de democracia ha sido prolífica en sobresaltos. Intentos de golpe de Estado, dos juicios políticos a presidentes que no llegaron a su fase final y una ponderable cantidad de legisladores expulsados de sus bancas. ¿Qué nos ha esta­do pasando? ¿El sistema no funciona o no sabemos hacerlo funcionar? Recordemos que una democracia representativa no tiene un sustituto eficiente. A la democracia la sucede más democracia o el futuro es una dictadura. Y aunque muchos no quieran admitirlo, existen hoy y aquí agentes encubiertos cuya misión es roer los cimientos de la República para reemplazarla por alguna tiranía de las que ya tuvimos varias y dolorosas experiencias.

Existe, sin duda, una crisis en la calidad de la representación popular. Comencemos por reconocer que estamos enfermos y busquemos la cura. No hay otro camino.

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Jhojanni Fiorini, Juan Martínez.

Copyright © 2019 El Independiente | El otro lado de la historia
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente