domingo, abril 21, 2024
33.7 C
Asunción
InicioSin categoríaLa vida en Pedro Juan Caballero

La vida en Pedro Juan Caballero

Categoría

Fecha

Un paraguayo que viaja a Pedro Juan Caballero va con incertidumbre sobre lo que le esperará en la ciudad. Son tantas las noticias negativas que se transmiten de la capital del Amambay, que uno (incluyéndome) viaja con cierto temor.

Al hablar con los pobladores coinciden en que la ciudad transmite más cosas buenas que malas pero que estás no se informan. Aunque tampoco niegan sobre los graves hechos que acontecen en el lugar.

Carlos, un comunicador de la zona menciona que la mayoría de las personas es trabajadora. Pero existen grupos criminales que operan el norte del país.

Un sicariato es algo normal acontecido en la ciudad. Pero los pobladores señalan que siempre se trata de ajustes de cuentas entre integrantes de estos grupos armados (Comando Vermelho y Primer Comando Capital (PCC)). Pero que no afectan al poblador común.

“Los ajusticiamientos se dan en cualquier lugar, se dan en shoppings, comedores, vía pública”, mencionó.

Pero los testigos, vecinos del lugar nunca saben nada. Estas personas no quieren aportar datos a la policía por el temor mismo de que los oficiales estén involucrados con los criminales.

De esta misma forma, personas que observan a sus vecinos vender drogas tampoco los denuncian por el mismo motivo. El temor a las represalias, por parte de traficante.

En la población, cada vez que llega un jefe narco y se instala en la ciudad, se corre la información. Pero nadie dice nada de su paradero. Los que quisieron delatar a estas personas en tiempo pasado fueron silenciadas, la policía no transmite tampoco seguridad.

Cada vez que ocurre un atentado, la ciudadanía siente que solo se toman las fotos, la denuncia y ahí termina todo. Ya no se realiza el seguimiento posterior.

Nunca caen los jefes

En las prisiones se encuentran en su mayoría las pequeños traficantes de drogas. El último eslabón. Ya que son los únicos que caen, por ejemplo las conocidas “mulas” que se encargan del transporte. O los campesinos que la cultivan.  Pero los grandes líderes y jefes narcos no suelen caer.

Una ciudad, dos países

Además de los hechos violentos, Pedro Juan se caracteriza por la singularidad en que viven sus pobladores.

Por ejemplo, gracias al Mercosur, el paso al Brasil se da de manera natural. Solo una calle divide a ambos países y los policías no exigen documentaciones a los transeúntes. Mientras que a los automovilistas  y motociclistas si se le exige documentos pero solo los básicos.

Es normal que bomberos del vecino país acudan a asistir en nuestro país. Que universitarios vengan a estudiar a Pedro Juan. Que niños vayan a estudiar en instituciones educativas del Brasil. Que la policía de ambos países cruce la frontera sin inconvenientes sí el caso que persiguen pasa de país en país.

Al terminar la visita, uno se percata de que la ciudad se caracteriza por la gente trabajadora. Que lastimosamente tiene que lidiar con grupos de otros países que ante la ausencia del Estado hace sus negocios sucios en la ciudad.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.