martes, mayo 28, 2024
15.5 C
Asunción

Alimentos favoritos y curiosidades

El mundo tiene gustos de todo tipo, dimensiones, sabores, aspectos y lo que pueda ser identificado por nuestros sentidos. En relación a esta verdad existe un caso en particular de un personaje filosófico universal y su fruta preferida que es cultivada en 4 países de sudamérica. Platón es originario de Atenas, Grecia, país que se encuentra en confluencia de tres continentes; Europa, Asia y África, con sus características terráqueas particulares para que logren ser cuna de verduras o frutas característicos de estos sitios.

La arqueología, geología y ciencias abocadas a investigar el pasado por lo que encuentran en el suelo, ahora nos sorprenden que de allí surgía el fruto favorito de Platón que es el ficus carica o higo, que es un árbol frutal o arbusto de la familia de las moráceas. Es originario de Asia sudoccidental, pero ahora crece espontáneamente en el Mediterráneo y en otras regiones del mundo.

El ficus carica, también conocido como higuera, es un árbol caducifolio, muy ramificado y de madera suave que puede llegar a medir hasta 10 metros de altura.

Las ideas platónicas son entes inmateriales, universales, inmutables y absolutos que existen fuera del mundo físico y de los que se deriva todo lo que existe en ese plano físico. Ejemplos de ideas platónicas son la justicia, la bondad, la virtud y el ser humano en sí mismo.

La gran influencia del griego

Las ideas platónicas han influido en muchos campos, como la ciencia, la filosofía, la ética y la moral. Por ejemplo, Platón fue el primero en crear la idea de academias para aprender matemáticas, física, biología y leyes, lo que llevó al surgimiento de las universidades modernas. Sus ideas también han influido en el desarrollo de la ética y la moral en la cultura occidental.

La fruta más antigua del mundo es el higo, de nombre científico es Ficus carica. Según el estudio de las universidades de Harvard y Bar-llanque, su cultivo data de hace más de 11.000 años en el valle de Jordan, desde lo cual es parte integral de la alimentación humana.

El higo posee muchas propiedades que ayudan a nuestro organismo cómo que tienen;

fibra: son ricos en fibra soluble e insoluble, que ayuda a mejorar la salud digestiva y el tránsito intestinal. La fibra soluble también ayuda a controlar los niveles de colesterol y glucosa en la sangre.

vitaminas: contienen vitaminas antioxidantes A, E y K, así como vitaminas del grupo B, como B1, B5 y B6. La vitamina B6 es importante para el sistema nervioso e inmunológico, y la vitamina C es un antioxidante bueno para la piel y los huesos.

Minerales: Los higos contienen potasio, calcio, magnesio, hierro y cobre, que son beneficiosos para los músculos y los huesos.

Ácidos grasos Omega 3 y Omega 6: contienen ácidos grasos Omega 3 y Omega 6, que pueden nutrir la piel seca, aclararla y darle brillo

Manganeso: que es un oligoelemento que ayuda a formar huesos y tejidos, coagular la sangre y sintetizar el colesterol.

Los higos se pueden comer frescos, secos, encurtidos o en mermelada. Puedes comerlos con o sin piel. Para comerlos con piel, puedes desenroscar el tallo y comerlos enteros. Si no te gusta la textura de la piel, puedes pelarla con los dedos desde la parte superior expuesta. Para comerlos sin piel, puedes pelarlos y consumirlos directamente o usarlos en recetas y postres.C

uestan que crezcan en el Paraguay

Este fruto encuentra condiciones climáticas óptimas para su cultivo en Argentina, Brasil, Perú y Chile. Países de donde podrían surgir mentes cómo la de Platón o Aristocles cómo originalmente se llamaba que ha logrado influir en muchos campos científicos de la humanidad y quizá habrá sido un influyente en las ideas que logró producir en su tiempo, a esto se podría ligar la frase que dice; “nos parecemos a lo que comemos”. Y a su vez es un llamado de atención por la cantidad y calidad de alimentos tengamos en nuestras agendas diarias. Que podrían tener quizá más verduras, frutos y comida y menos hidrocarburos, proteínas o lo que no sirva para nuestro aspecto, lo más importante para el funcionamiento de nuestra mente. De donde puede surgir el deseo de comer algo

donde y cuando sea.

Más del autor