spot_imgspot_img
jueves, enero 20, 2022
38.7 C
Asunción
InicioActualidadLa batalla se libra fuera del hospital

La batalla se libra fuera del hospital

Categoría

Fecha

“No se trata de tener más camas, esta guerra se gana fuera del hospital”, comentó la Dra. Mirtha Báez, especialista de la Cátedra y Servicio de Otorrinolaringología del Hospital de Clínicas, insistiendo así en las medidas de higiene y seguridad para detener los casos de Covid-19 que siguen apareciendo.

En los últimos días, el país ha experimentado un aumento de la temperatura y vuelve a la mente de muchas personas la teoría de que el calor puede detener la expansión del virus, algo que se vino manejando desde inicios de la pandemia.

Con respecto a esto, la especialista agregó que no está demostrada esa teoría, no se sabe nada a ciencia cierta, por ello no se debe esperar por una vacuna o el último antiviral, ni llegar a la necesidad de tener más camas en los hospitales, sino que las personas deben continuar con el distanciamiento, el lavado de manos, el uso de tapabocas y las demás medidas que son las únicas armas para ganar la batalla.

“Los otros virus tienen la ventaja de contar con una vacuna o un cuadro  menos agresivo, como el de la influenza, para el Covid-19 solo queda seguir las indicaciones. Lastimosamente, las personas ya están muy cansadas y se trata de economía VS enfermarse “, refirió.

Asimismo, explicó que la obesidad, la hipertensión, la diabetes, hacen que el virus encuentre a una persona más pasible y se debe tener mucho cuidado con esto. “La pandemia demostró lo insalubres que éramos, lo antigénicos. Agarrábamos la cuchara que había tenido 100 personas antes e instauró una nueva manera de vivir más higiénica”, resaltó.

DOLORES DE GARGANTA

La doctora explicó el protocolo a seguir ante dolores de garganta que pueden ser desde simples amigdalitis virales o llegar incluso a Covid-19. 

Destacó que las afecciones virales de la garganta no muestran diferencias muy pronunciadas entre las virosis en sí mismas, pero ante este nuevo factor etiológico que es el virus del Covid-19, se debe tener en cuenta otros procedimientos al recibir a un paciente.

Desde la llegada del paciente a un servicio por dolor de garganta, ya que estos dolores son inespecíficos, debe tratarse como un positivo hasta demostrar lo contrario.  «No existe una signología patognomónica que diga si es o no un virus respiratorio común, por eso debe pasar  ya por un cribado (detección de enfermedad) inmediato en un lugar donde están los médicos y enfermeros preparados con equipos de protección para ser tomado el hisopado y confirmar o descartar”.

Por otro lado, las amigdalitis pultáceas normalmente son producidas por un estreptococo, si son bacterianas entonces es un cuadro diferente, pero cuando el paciente tiene dolor de garganta no sabrá si es faringitis o amigdalitis.

Los niños menores de 2 años pueden tener frecuentemente dolor de garganta o infecciones de vías aéreas superiores, afecciones muy frecuentes en esa franja de edad. 

Igualmente pueden cursar con fiebre alta dificultad para comer o tomar el pecho materno en algunos casos y el diagnóstico tiene que ser hecho por un pediatra. 

«Los colegas que están en atenciones primarias son los que normalmente van a distinguir este tipo de afecciones. En una faringitis por ejemplo se presenta la garganta roja que no compromete las amígdalas, sin pus, pero puede cursar una fiebre muy elevada que amerita una medicación importante para bajar la fiebre por el riesgo de síndromes convulsivos por la temperatura alta en los niños pequeños” mencionó la otorrinolaringología.

En los adultos raramente se ven este tipo de afecciones, salvo que sean pacientes inmunodeprimidos o personas de edad. “En este contexto atacan más las vías respiratorias bajas en las personas de edad, produciendo dificultad respiratoria, fiebre, tos seca, entonces los signos en los adultos por Covid-19 son más por vías respiratorias bajas y quizás en los adultos de mediana edad o gente joven, pueden debutar con dolores inespecíficos de gargantas. Sin embargo en el adulto mayor ya el factor etario hace que el virus sea mucho más agresivo”.

Finalmente, aseguró que pueden existir muchos pacientes circulando de forma asintomática, esparciendo el virus y allí se presenta el riesgo cuando se enfrenta a una persona sin protección, una persona de edad que ya tiene por supuesto un sistema inmunológico deprimido por la edad y otras comorbilidades.