EL CANDIDATO
domingo, abril 11, 2021
24 C
Asunción
Inicio Destacado Héroes que dejan el anonimato

Héroes que dejan el anonimato

Categoría

Fecha

A parte de los médicos, también existen miles de funcionarios que forman parte fundamental de la estructura que está dando todo de sí e inclusive más para sobrellevar la actual crisis sanitaria. 

Cocineros, guardias de seguridad, equipo de limpieza, entre otros, son pilares importantes que, sin ellos el personal de blanco no hubiese podido sostener todo el precario sistema de salud.

Juan Pablo Barrios Godoy es uno de ellos. Está trabajando hace más de 14 años en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y del Ambiente “Juan Max Boettner” (Ineram) en el área de cocina. Hace unos días publicaba contento en sus redes sociales que se encontraba preparando la tradicional chipa para los pacientes internados. Gesto cargado de esperanza para quienes atraviesan quizás una de las más duras batallas.

Barrios comentó que en este momento no está 100% metido en lo que sería la preparación de alimentos, ya que fue sometido a una intervención delicada, más bien, ahora presta servicio en las salas, llevando una ración a los pacientes que no están en la sección Covid. Aunque confesó que siempre está ligado a la cocina. 

Recordó que años atrás era el encargado de darle de comer a los médicos. “Todos los residentes eran hijos míos”, afirmó con una gran sonrisa, añadiendo que hasta ahora tiene contacto con quienes han pasado por la institución.

CAMBIO RADICAL

Reconoció que su vida y el ritmo que llevaba en el Ineram cambiaron un 300% desde la llegada del coronavirus al país hace más de un año, con todos los cuidados que ahora se debe tener.

“Cambió mucho porque yo me cuido muchísimo y trato de cuidar también a los que están a mi alrededor, aunque me sea difícil. Cuando llega un paciente rehabilitado trato de darle fuerzas para seguir adelante”, expresó

Recalcó que el Ineram nunca fue tenido en cuenta por ningún gobierno, excepto en el mandato de Fernando Lugo, quien hizo hincapié en el ámbito de la salud. 

NECESIDAD ABUNDANTE 

Asimismo, indicó que uno de los momentos más duro del día a día es ver la necesidad que está pasando la gente internada y su familia. 

“Somos nosotros los que vemos la necesidad y no podemos hacer nada, eso te golpea en el corazón. Podemos ver muertes, pero no estamos acostumbrados a ver tanta necesidad. A mí me afecta mucho, porque es algo que se siente en el aire”, manifestó Barrios.

NOBLE LABOR 

Antonio Bobadilla, es otro de nuestros destacados, actualmente se desempeña como jefe de portería del Hospital de Trauma «Manuel Giagni» de la capital, suma 22 años de servicio en esta noble labor.

Afirmó que toman diariamente todas las precauciones necesarias, con mucha limpieza y cumpliendo al pie de la letra el protocolo sanitario. Sin embargo, refirió que siempre tienen problemas con pacientes o personas que llegan y no quieren acatar lo establecido. 

“El paraguayo es caprichoso, por lo que también tenemos guardias privados que nos ayudan y tienen bien vigilados a todos los usuarios que ingresan, indicandoles que deben lavarse las manos, usar tapabocas y tener alcohol en gel”, detalló

En el Hospital de Trauma poseen poco o nada casos de Covid-19, ya que inmediatamente son traslados a otros centros asistenciales. Bobadilla señaló que el hospital se centra en traumatología como accidentes de tránsito, de motos, heridos de penitenciarias, entre otros. 

ORGULLO

Con un material audiovisual el IPS hacía un merecido homenaje al personal de limpieza, resaltando que el trabajo que llevan a cabo brinda la posibilidad al personal médico de seguir cumpliendo con sus funciones.

Zunilda Báez, de Arca de Limpieza, considera que se encuentra trabajando en el área más delicada, pero que cumple con todos los cuidados necesarios.

“Al principio mi familia no quería que venga, pero no les hice caso porque yo no tengo miedo, estoy orgullosa de mi trabajo”, destacó.

A su vez, Esmilda González, agregó que cuando aparece una persona con cuadro respiratorio, inmediatamente ella va detrás desinfectando todo a su paso.

“Me siento orgullosa de estar en la primera línea con los doctores. Ojalá Dios quiera que salgamos pronto de esto y sea una anécdota para nosotros”, puntuó.