spot_imgspot_img
jueves, enero 20, 2022
38.7 C
Asunción

Gasto público inútil
G

/

/

Están en muchos cruces de la ciudad. Son grupos familiares enteros compuestos por una mujer y un rosario de niños que van desde pocos meses de edad hasta el umbral de la adolescencia. No pocos de esos núcleos son de alguna parcialidad indígena y, en general, ostentan un grado de abandono y precariedad más que evidente. La figura más común en estos dramas ciudadanos es la niña de ocho o diez años llevando en brazos a un bebé de uno o dos. En un cruce de semáforo, estas patéticas fotografías de la indigencia desfilan ante el parabrisas del automovilista que reacciona de mil y una formas diferentes, ya sea bajando el vidrio para dar limosna o mirando hacia otro lado, como resistiéndose a ver una escena tan desgarradora. Y así, día tras día, en cualquier rincón de la ciudad.

La pregunta que de inmediato se hace el ciudadano es: ¿Cómo el Estado permite que tantos menores sigan en semejante grado de vulnerabilidad en la vía pública? ¿Es o no su competencia intervenir para precautelar la integridad física de niños, en especial de niñas en etapa de desarrollo, expuestas a los más extremos grados de abuso? ¿Tiene o no el Gobierno instrumentos para practicar las intervenciones que la ciudadanía demanda? Veamos. El ministerio de la Niñez y la Adolescencia está gastando Gs. 205 millones por día (Gs. 75.000 millones este año) para hacer cumplir un artículo constitucional (el 54), un código, 16 leyes y 18 convenios internacionales, todos dirigidos a proteger a niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad… o al menos eso parece. Hay montañas de informes, pilas de consultorías y hordas de asesores que generan verdaderos ríos de recomendaciones.

Pero en Boggiani y Pitiantuta amanece cada día la misma familia de indígenas con niños en total desprotección, lo mismo que en centenares de otros puntos de la ciudad. ¿Para qué se dedica tanto dinero a instituciones de supuesto bien público? El INDI va a gastar este año Gs. 65.000 millones y la Dirección de Beneficencia otros Gs. 55.000 millones. Entre las tres entidades citadas queman por día Gs. 535 millones. Para qué, ¿para mantener ejércitos de burócratas apilando papeles y asistiendo a actos públicos? Ya dijimos que este Gobierno tiene las prioridades equivocadas.

Es hora de que empiece a revisarlas.

Seguí leyendo