Connect with us

Suscribirse

Editorial

Futuro cercano

Viendo más allá de la nariz

“Para que las vaquitas no se embarren rumbo al frigorífico y los ganaderos no ensucien sus vehículos de lujo”. Este alegato era muy frecuente en ciertos enclaves políticos cuando en los años ’70 se discutía la conveniencia de endeudar al país para construir la ruta Transchaco. Aún hoy suelen agitarse estos desflecados argumentos al considerarse la utilidad de ciertos emprendimientos en la región Occidental. El resultado es un atraso infraestructural enorme. Sin embargo, el Chaco está en pleno despegue económico lo cual demuestra que, en ciertas condiciones, ha sido mejor que el Estado se haya “olvidado” de su existencia como ha estado ocurriendo por décadas. Pero eso debe terminar. Veamos el telón de fondo.

La región Occidental ocupa el 66% del territorio nacional en donde vive apenas el 2,9% de los 7.252.672 paraguayos que poblarán el país al final de este año, según la DGEEC. Allí se concentra el 43% del hato ganadero bovino que produce el 60% de la carne que se consume en el país y que se exporta cada año, así como el 35% de la leche procesada. Una creciente producción agrícola tiene en progreso rubros como el trigo, el maíz, la soja, el sorgo y otros renglones que van cerrando ciclos de integración agrícola ganadera con un enorme futuro.

Todo esto se ha estado consiguiendo con una histórica ausencia del Estado. Después de medio siglo, la ruta Transchaco empieza a ser rescatada de su estado lastimoso con posibilidades de convertirse en aorta vital de la economía. Luego de tres décadas de cháchara inútil y de intentos estériles, el acueducto está llevando agua potable al Chaco central, que por siglos ha estado tomando agua de lluvia. Mientras, sigue pendiente un servicio de energía eléctrica acorde con la demanda de una región que no para de crecer y que necesita electricidad de calidad sostenida. Sin embargo, la ANDE no ha podido hasta ahora responder a una demanda que por el momento es cubierta con paneles solares y generadores a gasoil.

Finalmente, cuando el corredor bioceánico esté operacional, la región va a respirar hacia el litoral pacífico y dejará de depender exclusivamente de la Hidrovía y de la centralidad asuncena. Será cuando el Pacífico, como fuera pronosticado en el 2.001, se consolide para el Paraguay como “el océano del siglo XXI”, que está más cerca de lo que imaginamos.

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Juan Martínez, Fabrizio Meza, Lisandra Aguilar.

Copyright © 2020 El Independiente | Libre y Transparente
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente