martes, febrero 27, 2024
28.7 C
Asunción
InicioSin categoríaCambios con gusto a poco

Cambios con gusto a poco

Categoría

Fecha

Mientras los manifestantes co­menzaban a reunirse en los alrede­dores de Plaza Italia, los carabineros cerraban un perímetro del palacio presidencial, informó el diario La Tercera.

Tras 11 días de un estalli­do social sin precedentes en los 29 años de demo­cracia, ninguna medida del gobierno de Sebas­tián Piñera ha logrado bajar la tensión en las calles, donde conviven un gran movimiento sin líder ni color político que reclama un país menos desigual, y otro numéri­camente inferior, con un discurso antisistema, más radical, que ha originado destrozos millonarios en infraestructuras.

En esta vorágine de mo­vilizaciones que se han replicado en el puerto de Valparaíso, donde se en­cuentra la sede del Con­greso, y en Concepción, en el sur del país, entre otras regiones, el gobier­no contabiliza hasta aho­ra 20 muertos y más de 9.000 detenidos desde el comienzo de las protestas el 18 de octubre.

El subsecretario del Inte­rior, Rodrigo Ubilla, dijo este martes que desde el Gobierno perciben “un incremento” de esa ola más radical desde el lu­nes, tras un cambio de gabinete pedido a gritos en protestas y redes so­ciales, cuando pasaron de 21 a 89 “los eventos graves distribuidos de lo largo y ancho del país”, según dijo en referencia a incendios, saqueos y destrucción de edificios.

El presidente Piñera no logra aplacar las protes­tas y ha hecho algunas concesiones impensables hasta hace algunas pocas semanas.

“Satisfacer las aspiraciones de las nuevas generaciones, creo que eso es lo que tiene que suceder y, si no es este gabinete actual, tendrá que ser otro o sino tendrá que ser otro presidente”, opinó este martes Fernan­do Rencoret, un jubilado de 73 años, de acuerdo con el trasfondo de las mani­festaciones, según medios internacionales.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.
Artículo anteriorTenemos el deber de investigar
Artículo siguienteDiplomacia sin filtro