miércoles, marzo 22, 2023
31.7 C
Asunción
InicioSin categoríaCambiando al piloto

Cambiando al piloto

Categoría

Fecha

Cuando un gladiador caía abatido en la arena del circo romano, el vencedor miraba al emperador esperando la orden. El pulgar hacia arriba significaba la vida para el luchador vencido. Hacia abajo, la muerte. Frecuentemente y para agradar a la plebe vociferante –según relatos históricos-, el emperador optaba por sacrificar al caído. La orden era cumplida de inmediato. Mientras los esclavos se llevaban el cadáver, una especie de locutor con máscara de Caronte –el barquero de la muerte- exclamaba: Peractum est! Todo ha sido consumado… El desenlace en la Intendencia Municipal de Asunción tuvo mucho de circo romano. El súbito final del intendente Ferreiro expuso las sordas luchas que venían sin duda crepitando en los subsuelos de la política de baja calidad que caracteriza nuestro tiempo. La gigantesca polvareda levantada por un denunciante envuelto también en oscuros antecedentes ha sumergido en la niebla el verdadero drama del municipio capitalino: la absoluta incapacidad de gestión de la administración que se fué para ponerse la ciudad al hombro y sacarla de la inercia que la ha sumergido en basura, caos, desgobierno y abandono. Las pocas obras visibles y de impacto mensurable –viaductos, túneles, el nuevo centro cívico- son intervenciones del Gobierno central. Ferreiro había asumido con una debilidad política estructural que muy pronto lo dejó a merced de los más desvergonzados y codiciosos mercaderes que transitaron su administración como perico por su casa. Se repartieron la comuna en cuotas políticos mercantiles concesionando espacios públicos, manipulando reasentamientos a cambio de votos con una elección a la vista, colocando apadrinados en cada rincón municipal y poniéndole porcentajes elevadísimos a la venta de influencias. En realidad, nada nuevo en ese submundo que se oculta dentro del ampuloso conjunto edilicio de Villa Aurelia. La diferencia es que mientras sus antecesores supieron navegar en ese mar traicionero, a Ferreiro no le alcanzó su capital político. Se sobregiró y quedó por el camino. No es buena señal que una administración quede incompleta. Habla mal no del sistema sino de quienes lo degradan y le quitan legitimidad, sobre todo porque queda menos de un año para elegir el nuevo turno en la Intendencia y en la Junta Municipal. Cambiar de piloto en medio de la tormenta siempre es problemático.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.
Artículo anteriorCorrupción daltónica
Artículo siguienteLa renuncia