spot_imgspot_img
EL CANDIDATO
martes, junio 22, 2021
15.7 C
Asunción
InicioGlamUna colección especial, arriesgada y futurista

Una colección especial, arriesgada y futurista

Categoría

Fecha

Las marcas tienen su sello característico que las hacen resaltar del resto, ya sean estilos, cortes y hasta colores que se han sabido ganar un público establecido. Y Dominnico sabe bien eso.

Desde su creación en el 2016, Domingo Rodríguez Lázaro supo imponer sus diseños con aire futurista repletos de colores vibrantes, los cuales son los protagonistas de la apuesta que enloquece a los más jóvenes. Y si hablamos de celebrities amantes de la firma tenemos a Lady Gaga, Rosalía y Aitana.

RETROFUTURISMO
En una entrevista para Vogue España, el diseñador señaló que el punto de partida de todas sus colecciones es el retrofuturismo pero visto con ojos contemporáneos huyendo del disfraz, con piezas ubicadas en la actualidad y hechas para mujeres con personalidad, tecnológicas y urbanas.

“Uhura” es el nombre de su nueva colección para primavera-verano 2021, la cual mantiene el ADN futurista propio de la firma. La colección, que comenzó a gestarse en pleno confinamiento pandémico, se nutre de la ciencia ficción y tuvo como fuente de inspiración a algunos de sus personajes femeninos más relevantes como la excéntrica Leeloo de El Quinto Elemento, Nyota Uhura de Star Trek, Vanessa Kensington de Austin Power o las exóticas Nina Williams y Ling Xiaoyu, musas Manga del Tekken.

FUTURO PERFECTO
“Es una colección optimista que imagina un futuro perfecto en el que no existen diferencias entre las personas por su etnia, religión o condición sexual. Parte de la ciencia ficción y el retrofuturismo para crear siluetas actuales, vanguardistas y hechas para aquellas personas que quieren sentirse únicas a la hora de vestir. Creo que es especial porque es arriesgada y porque en ella están impresos todos los códigos de la marca”, mencionó.
Finalmente, destacó que el principal reto, sin duda, ha sido hacer una colección muy trabajada con un bajo presupuesto, teniendo que trabajar solo los tejidos que tenía guardados en el taller.