spot_imgspot_img
jueves, enero 20, 2022
34.7 C
Asunción

Tergiversación

Sin dudas estos tiempos negros que vive el mundo no solo esta saturando de cadáveres o gente afectada en hospitales sino también de fake news o noticias falas que generalmente se aprovechan  del estado emocional de la gente. Corren con mucha facilidad noticias o información que en vez de poner en forma los hechos los deforman con lo que se conoce cómo desinformación, información errónea, mala información, información incorrecta o tergiversación que concluye tergiversando la comprensión del receptor con esta “información”.

PONER EN FORMA
Según una crónica “en EE.UU por ejemplo este mal hábito de mentiras ya ha llegado hasta el absurdo cómo el  comunicar que Biden planea obligar a los estadounidenses a comer menos carne; que Virginia está eliminando las matemáticas avanzadas en las escuelas para promover la igualdad racial; y que los funcionarios fronterizos están comprando ejemplares del libro de la vicepresidenta Kamala Harris para distribuirlos, de manera masiva, entre los niños refugiados”

Imagino  que en los Estados Unidos no es la única nación donde existen las absurdas maniobras de emitir falsedades por esto es importante informarse no solo de una fuente y aprovechar la red internacional (internet)  que provee además de noticias, herramientas para no solo saber lo que pasa realmente en el mundo sino páginas que enriquecen el conocimiento en sus distintos campos haciendo a la desinformación una víctima de efectivas denuncias para su ajuste y clarificación.

Entre nosotros los antivacunas han conseguido un éxito relativo evitando que las vacunas Astrazeneca sean inoculadas entre los nuestros.  Esta pelea no solo se basa en la producción, transporte e inoculación de vacunas sino en estar bien informados con el uso de una herramienta que se convirtió de mensaje y conversación en otra que debería ser de información clara que sepamos más e ignoremos menos. Un vacunado con el biológico inglés Humberto Zaracho dijo que no tiene miedo y que espera la segunda dosis al tiempo de afirmar que la prensa debe ayudar a combatir las noticias falsas.

En la guerra la primera víctima es la información, en esta contra la pandemia no debemos dar margen que la desinformación gane la lucha que ya ha tenido suficientes fallecidos y que algunos creen superará las 13 mil fallecidos . Es suficiente con ese drama para incluir otros más.

Más del autor