viernes, mayo 17, 2024
13.7 C
Asunción

Moderar la ingesta

La comida, cómo la estética y juventud es uno de los temas que preocupa mucho a la sociedad hoy día porque es una herramienta que nos da energía, satisface y calma. Tofo para rendir bien desde el despertar hasta descansar sin la necesidad de llevar nuestra comida a la cama o el momento de descanso para recuperar la energía que usaremos en nuestros días para hacer comida o trabajar.

Fuera de la casa existe una de las ofertas más variadas para comer desde lo orgánico o natural, hasta lo más procesado o industrial. Cualquier persona que haya existido en nuestro tiempo no puede decir que no haya comido algo de todo porque existe comida para todos en este planeta que quizá no cumpla con los gustos del comensal.

Debemos ciertamente cuidar la calidad y cantidad de lo que decidamos introducir por nuestra boca al organismo para seguir el viaje de la vida sin complicaciones. Cómo el aumento de peso, cambios en nuestra estética, variación de nuestra presión sanguínea o lo que traiga consigo el ejercicio del comer desordenado o cómo decimos en Paraguay hacer el karu vai (comer mal).

Algunas personas practican el ayuno que es el acto de abstenerse total o parcialmente de comer o beber durante un período de tiempo determinado. Puede significar pasar un tiempo sin ingerir nada o sin ingerir determinados tipos de alimentos.

El ayuno intermitente no es hacer algo malo porque;

  • Mejora de la función cardíaca y los parámetros cardiovasculares.
  • Protección contra enfermedades cardíacas y la diabetes
  • Previene del deterioro cognitivo
  • Frena el envejecimiento y protege contra el cáncer.
  • Control de azúcar en sangre
  • Mejora de la sensibilidad a la insulina
  • Reducción del estrés oxidativo
  • Pérdida de peso en personas obesas
  • Protección contra los trastornos neurodegenerativos
  • Y tiene efectos beneficiosos contra ciertas formas de cáncer.

Algunos estudios dan motivos para creer que el ayuno y la restricción calórica ayudarían a la longevidad. Pero también es posible que comer menos solo te deje con hambre.

Comer para vivir 

Según los estudios hechos el comer menos puede que le haga vivir más. Algo que puede leerse cómo contradictorio porque nos alimentamos no solo para disfrutar de un sabor específico sino para prolongar nuestra vida que puede ser bien llevada adelante o no. Más el no comer es sano para asegurar una vida prolongada para quien desee viajar más tiempo en el existir y lo disfrute haciendo comiendo lo justo y adecuado para su vida.

La restricción calórica, como se denomina técnicamente la intervención, no puede ser tan extrema que el animal quede desnutrido, pero debe ser lo bastante agresiva para desencadenar algunos cambios biológicos clave. Que infieran en el tiempo de nuestra vida, sin que nos deje con hambre y dañe nuestras condiciones físicas o emocionales;

  • El hambre puede causar debilidad, dolores de cabeza, pérdida de peso, reducción de masa muscular, deficiencias de nutrientes, vitaminas y minerales, pérdida de cabello, uñas débiles, dificultad para pensar, mareos y náuseas.
  • El hambre también está asociado con el 37% de la variación de la irritabilidad, el 34% de la variación de la ira y el 38% de la variación del placer. Según un estudio, el contexto y la autoconciencia determinan si la sensación de hambre contribuirá o no a generar emociones negativas.

Condiciones de vida nada cómodas para nadie en el mundo nunca, por lo que debemos cumplir con nuestra rutina alimentaria en nuestras horas marcadas diariamente con platos siempre acordes a lo que necesitamos y nuestras tareas demandan de nosotros. Todo sin abusar nunca, siempre manteniendo lo que sugirió un nutricionista que conocí alguna vez; “con la comida que le puede hacer mal siempre corte medida y distancia”.

Más del autor