spot_imgspot_img
jueves, diciembre 2, 2021
30.7 C
Asunción
InicioGlam“Nunca me limito a diseñar un solo estilo”

“Nunca me limito a diseñar un solo estilo”

Categoría

Fecha

Desde pequeña, Ale siempre desarrolló su creatividad a través del arte. En el colegio, se empeñaba en tomar clases de arte de nivel avanzado y en su tiempo libre probaba diferentes técnicas como la acuarela, el óleo o los pasteles.

“Soñaba con tener mi propia tienda de ropas, me encantaba el concepto de tener un emprendimiento propio. A la hora de tomar la intimidante decisión de qué carrera elegir, decidí combinar mis dos pasiones y seguir un rumbo que me permitiría expresarme creativamente y desarrollar mi propia marca”, señaló.

IMPORTANTE DECISIÓN

Enfatizó en que no fue una decisión fácil, en el mundo de la moda, uno normalmente debe elegir un enfoque artístico o comercial. Es así que, a la hora de aplicar a programas universitarios, se concentró en instituciones que ofrecían, tanto carreras de diseño, como de emprendedurismo.

“Tuve mucha suerte de tener a mis padres en ese momento, quienes me apoyaron a perseguir el rumbo que me traería la mayor oportunidad de desarrollo personal y profesional. Fui afortunada de obtener un lugar en una de las mejores universidades de moda, el Istituto Marangoni en Milán, Italia”, comentó.

Sobre los desafíos al ir a estudiar afuera, manifestó que mudarse al extranjero a los 18 años fue una decisión muy intimidante. Sin duda, el miedo ante lo desconocido fue un factor muy grande, puesto que dejaría a su familia atrás para vivir al otro lado del mundo, en un país con idioma y cultura diferentes.

“Antes de ir a estudiar a Italia, yo no conocía Europa y no sabía qué esperar. Empezar una carrera sola -donde no conocía a nadie- me daba mucho miedo, pero rápido entendí que todos estaban en mi misma situación. Mis amigas de la universidad fueron una gran ayuda, creamos una segunda familia donde nos ayudábamos a seguir adelante juntas. Aprender a vivir sola y lejos de mi familia fue un gran desafío. En mi experiencia, diría que los primeros seis meses son los más difíciles”, añadió.

CASABIANCA

Alessandra mencionó que crear su propia marca es algo que tenía en mente desde que empezó a estudiar diseño de moda. Cuando empezó la pandemia tuvo que volver al país y terminar el último semestre de la carrera desde casa.

Desde Paraguay trabajó en su proyecto final para la universidad, para el cual se inspiró en el rol de la mujer paraguaya en cuanto a la creación, difusión y protección de la cultura.

“Mi proyecto tuvo una muy buena recepción, tanto aquí como en Italia al publicarlo, lo cual me dio el empujón que necesitaba para animarme a crear mi propio emprendimiento. Mi marca no solo lleva mi identidad en el nombre, sino también en el estilo y los detalles de cada prenda, tratando siempre de presentar algo único y diferente”, expresó.

Apuntó que su esencia se basa en un sentido de simplicidad elevada. El concepto que une todas sus colecciones es la simplicidad y la elegancia, creando prendas dinámicas que resalten la belleza de la mujer sin necesidad de artificios.

“Dicho esto, nunca me limito a diseñar en un solo estilo: siempre trato de desafiarme a salir de mi zona de confort y diseñar prendas que sean a la vez diferentes y atemporales. Esto me ayuda a crecer como diseñadora, manteniendo siempre mi estilo base, pero con nuevas ideas”, indicó.

Finalmente, detalló que sus mayores referentes dentro del mundo de la moda son Carolina Herrera, Pier Paolo Piccioli y Alexander McQueen. Lo que más admira de estos diseñadores es su capacidad única de crear diseños que son clásicos y al mismo tiempo revolucionarios.

“Creo que esta dicotomía es muy difícil de perfeccionar y ellos lo hacen de manera magistral. En el futuro, me encantaría seguir creciendo a través de mis estudios y el desarrollo de mi empresa. Actualmente, estoy en proceso de buscar un programa de posgrado que me daría la oportunidad de elevar mis conocimientos artísticos, para poder ampliar mi identidad como diseñadora a través de la innovación y el emprendedurismo”, concluyó Casabianca.