spot_imgspot_img
EL CANDIDATO
viernes, septiembre 24, 2021
27.7 C
Asunción
InicioActualidadSocial“No voy a comer hasta que se libere el tránsito”

“No voy a comer hasta que se libere el tránsito”

Categoría

Fecha

El arquitecto Juan Maria Fadul se declaró por segunda vez en huelga de hambre y tiempo ilimitado hasta “el libre tránsito o la muerte”. Tomó la medida de protesta desde el pasado miércoles debido al bloqueo del tránsito a la zona urbana de Surubi’i por parte de una  Asociación de Propietarios.

Fadul sostuvo que no se alimentará hasta que se dé el libre acceso en el lugar. “Si me muero, me van a enterrar frente al pórtico porque me voy a quedar ahí hasta que se libere el tránsito”, dijo en entrevista con radio Ñandutí.

“No podemos ingresar libremente a nuestras propiedades, cuando compré en el 2008 teníamos cuatro accesos libres y hoy cerraron todo, excepto el pórtico uno, pero tampoco es libre, a veces hay moqueteadas. Son propietarios a quien yo di el terreno y están haciendo sus casas”, aseveró.

Ya son 7 años de esta lucha, según comentó, se dona terreno a gente humilde, pero cierran el paso porque quieren que el barrio sea para gente rica. “Es una cuestión de clases», aseguró el arquitecto.

Refirió que es una mal llamada Asociación de Propietarios de Surubi’i, ya que en su opinión es una minoría fascista inhumana que tiene mucho dinero, armas y son expertos en legalizar la trampa, firmar y apretar el gatillo.

“Antes había una Asociación, estábamos pagando como 300 personas, ahora no son ni 40 pagantes, entonces esto se convirtió
en una prisión domiciliaria con libertad condicional. Acá ni siquiera puedo hacer un almuerzo un domingo”, subrayó el arquitecto que lleva ya más de 5 días con la protesta.

LA LARGA LUCHA

En el 2014 empezó a donar tierras a los vecinos de Mariano Roque Alonso y al día siguiente cerraron el portón para que familias no accedan al terreno. El año pasado hizo su primera huelga de hambre.

Asimismo, señaló que esas personas están inscriptas en el Registro Público de la Propieda porque él las donó.

“Yo le dono a gente humilde, pero ellos quieren que sea un barrio de ricos. Las autoridades responderán a esto, porque yo no voy a comer hasta que se libere el tránsito», concluyó el arquitecto.