Connect with us

Suscribirse

Editorial

Honorable pifiada

Es muy difícil volver desde el ridículo

Todo el mundo tiene derecho a ser un idiota pero no a abusar de ese derecho, sobre todo, cuando se es diputado. A los bifes.

Que el señor Jorge Britez piense que el tapabocas no sirve para nada, que no sólo no protege contra el virus sino que además es una especie de criadero de hongos y bacterias, es de su exclusivo privilegio como ciudadano. El problema es que al ejercer una representación política, la ensalada que sin duda tiene en la mente –o donde sea se le haya estacionado- la está transmitiendo a los demás que suponen que el título de diputado confiere alguna autoridad para hablar en nombre de la ciudadanía.

Britez debiera asesorarse mejor. Su cámara gasta miles de millones en “asesores” de manera que alguien debiera hacerle saber que el uso de tapabocas ya dejó de ser discutido. Sociedades infinitamente más organizadas lo emplean hace décadas. Japón, con una población 18 veces mayor que la nuestra, tiene apenas el doble de casos de COVID que el Paraguay y casi el mismo número de fallecidos. Corea del Sur, con siete veces nuestra población, registra la mitad de casos y tres veces menos fallecidos. Le sugerimos al diputado que revise los videos sobre la vida diaria en ambas naciones del extremo oriente y no encontrará a nadie sin tapabocas.

En cuanto a que el adminículo de marras es un reservorio de hongos y bacterias, seguramente al diputado le faltó leer alguna parte del manual de instrucciones. De lo contrario, sabría que la mascarilla o tapaboca es la herramienta básica de lucha contra el COVID junto al lavado de manos y la distancia social. Una mascarilla tiene una vida útil determinada –favor, Sr. Diputado, lea las instrucciones en el envase antes de usarla- y hay un protocolo preciso para su desechado.

La frutilla de la torta en este ridículo asunto, del que hay que ocuparse claro, está compuesta por dos anuncios: que el Sr. diputado no piensa vacunarse y que presentará un proyecto de ley para eliminar la obligatoriedad de usar tapabocas. Primero, si el diputado no quiere vacunarse allá él. Es su vida y está en su derecho rifarla como quiera… pero dudamos que haya otros desquiciados que sigan su ejemplo. Y lo del proyecto para eliminar el uso de tapabocas, no sería el primer disparate con forma de ley que salga de esa cámara, experta en producir frankensteins.

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Juan Martínez, Fabrizio Meza, Lisandra Aguilar.

Copyright © 2020 El Independiente | Libre y Transparente
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente