spot_imgspot_img
EL CANDIDATO
viernes, julio 30, 2021
9.1 C
Asunción

Fernández&Fernández: ¡Estatícese!
F

/

/

La Casa Rosada aplica a fondo la doctrina del chavismo venezolano

De nuevo recorren Argentina rumores de expropiación. Las materias involucradas van desde miles de terrenos públicos y privados invadidos (“tomas” le dicen allá) hasta la estatización de las empresas de medicina prepaga. En el medio, la “nacionalización” de la Hidrovía lanzada un año atrás por el presidente Fernández. Esto nos toca de cerca porque de concretarse, el proyecto kirchnerista implicaría que un sistema administrado durante 30 años por una empresa privada, pasaría a manos de una suerte de cambalache de administraciones provinciales bajo la batuta del Gobierno federal, con un agregado: la fuerte incidencia del gremio de los camioneros liderado por Hugo Moyano, carne y uña con los Fernández.

Esta movida está dando vueltas hace años y se ha vuelto una preocupación para la Bolsa de Comercio de Rosario, centro neurálgico del comercio de granos argentino. En una conferencia de la que participaron especialistas en la materia, se dejó sentado que, “siguiendo las modalidades internacionales, el Estado es el encargado de autorizar su funcionamiento (de la Hidrovía) pero no así la administración del sistema. No se puede crecer sin una visión macro de los bienes a transportar y adecuando infraestructuras si es que queremos bajar costos a través de la eficiencia”.

Administración, costos, eficiencia, todos conceptos que ningún Estado de la región maneja sin que se le infiltren la corrupción, los intereses sectoriales espurios y los sobrecostos que cargan las coimas y la extorsión propia de estos esquemas estatales.

Para “justificar” esta movida estatizante, los mentideros del kirchnerismo están deslizando todo tipo de historias negras. Una de ellas dice que “la hidrovía es el canal de millonarios negocios ilícitos que van desde la evasión fiscal al narcotráfico y tienen como actores a las multinacionales agroexportadoras y grupos mafiosos internacionales”. Pero la verdad es que estos “pensadores” nunca se tragaron el sapo de que las navieras argentinas emigraran una tras otra al Paraguay, hartas de ser extorsionadas por delincuentes como el “Caballo” Suarez, verdadero pirata del río.

Hoy las ven desfilar con pabellón paraguayo y eso les roe el hígado. Pensarán que nacionalizando el tramo argentino las cosas cambiarían.

Como se ve, otra aventura “nacionalista” del Gobierno argentino que podría provocar mucho daño al Paraguay.

Seguí leyendo