domingo, enero 29, 2023
24.7 C
Asunción
InicioSin categoríaEntre Napoli y Pompeia: el Vesubio

Entre Napoli y Pompeia: el Vesubio

Categoría

Fecha

DESDE NAPOLI

BENJAMÍN FERNÁNDEZ BOGADO

ENVIADO ESPECIAL EL INDEPENDIENTE

La ciudad tiene una permanen­te tensión con la limpieza y ha tenido graves líos políti­cos como consecuencia donde se mezclan desde incompetencia, corrup­ción hasta la siempre om­nipresente: mafia.

Es una ciudad bonita perfilada por el Volcán Vesubio y por un puerto donde atracan cruceros que hacen la ruta del Me­diterráneo con músicos paraguayos en su interior. Tiene una hermosa gale­ría cerrada de buen porte y un centro con rastros del paso de gobernantes españoles y franceses.

Estatuas de Carlos III y IV se levantan en el sitio de las celebraciones de los éxitos populares que tu­vieron al argentino Mara­dona como un semidiós durante el tiempo que hizo que el modesto equi­po de Napoli conquistara el Scudeto y otros trofeos continentales como nun­ca antes en su historia.

El argentino también em­pezó aquí su adicción a las drogas que lo ha deja­do casi en estado catalép­tico en la actualidad. Son recordadas las hazañas del paraguayo naciona­lizado Attila Sallustro, un delantero convertido en la principal figura del equipo del Napoli, inte­grante luego del seleccio­nado italiano para acabar siendo director del esta­dio San Paolo.

No quería cobrar nada y el club terminó pagán­dole con un automóvil. También jugó aquí un de­fensor del Olimpia Rubén Maldonado quien acabó su carrera en el equipo de Carapeguá.

Muchas historias con el fútbol en un sur italiano siempre deprimido por el desarrollo del centro y norte de la península. Aquí se licua todos los años la sangre de su san­to patrono: San Genaro y se come la pizza modesta que lleva su nombre.

POMPEIA DONDE DUERME LA HISTORIA

A pocos minutos más al sur se encuentra Pompe­ya, la ciudad sepultada por el Volcán Vesubio en el año 79 después de Cristo. Tenía 20 mil habi­tantes y las lavas del roca, fuego y lava destruyeron por completo lo que era una civilización comple­ja y variada. El poder del volcán hizo que la ciu­dad restaurada quedará ahora a varios metros del mar y no a su costa como era antes. El pórtico de San Marina es solo una referencia de las mudan­zas que impuso el poder del volcán sobre esta ciudad que guarda los re­cuerdos de sus pórticos, calles, pisos, pilares y cuerpos de personas que murieron y quedaron pe­trificadas.

Pompeya es un recuerdo del paso de varias civili­zaciones y por sobre todo un orgullo de la romana en sus tiempos de esplen­dor. El templo dedicado a Apolo y las restaura­ciones que continúan hacen de este patrimo­nio universal un sitio a ser visitado y admirado. Un tren lleno de grafitis y algo sucio hace el viaje por tres euros en menos de media hora desde Na­poli. El ingreso es de 15 euros y el guía en inglés cuesta lo mismo. Vale la pena pasarse una maña­na o tarde por lo menos.

Una pequeña visita al sur de Italia es siempre un paso obligado para la re­flexión de dos sitios don­de el Volcán Vesubio es la referencia obligatoria de su historia y geografía.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.
Artículo anteriorUna unión para siempre
Artículo siguienteEl peor gobierno del Paraguay