spot_imgspot_img
sábado, diciembre 4, 2021
20.7 C
Asunción
InicioGlamEl baile como filosofía de vida

El baile como filosofía de vida

Categoría

Fecha

De cuna de artistas, Thalia Ayala Dijkhuis de 29 años es la menor de 5 hermanos. Desde los dos años de edad el baile forma parte de su vida, una pasión que le transmitieron sus antepasados.

“En mi caso, el baile es algo que viene de generación en generación. Mi abuela, mi mamá, mis hermanas y mis sobrinas, para mi es algo que me une a ellas. Lo considero mi pasión. Es una de las cosas que me motiva día a día. Es un medio de comunicación, puedo hablar sin palabras a través de movimientos. Es un estilo de vida, estoy rodeada de baile el 70% del día. También es compartir, poder inspirarte y aprender de otras personas, es lo que hace del baile algo tan importante en mi vida”, señaló.

Pese a que comenzó a temprana edad, comentó que en época de facultad, se dio una pausa de dos años aproximadamente, tiempo donde sintió que le faltaba algo.

“No me sentía completamente feliz. Una vez culminada la carrera, vuelvo a dar clases y a ser alumna y es ahí donde me doy cuenta que mi lugar era ese. No volví a dejar de bailar”, relató.

HIP HOP

Resaltó que los estilos urbanos, especialmente el hip hop es lo suyo. Si bien empezó bailando todo lo técnico (ballet, jazz, contemporáneo), siempre le atrajo mucho lo urbano.

“Desde que soy chiquita disfruto mucho de la música urbana. Cuando comencé a tomar clases me di cuenta que me sentía plena y que quería seguir creciendo en este estilo. Todo lo que había hecho anteriormente ayudó a poder introducirme más rápido al hip hop”, expresó.

Agregó que la disciplina es algo primordial en el baile. Enseña a ser perseverante, a confiar en los procesos y no solo esperar un resultado, las cosas llegan con trabajo duro.

“Me enseña cada día algo nuevo y no solo en el ámbito del baile, también en la vida misma”, manifestó.

Thalia confesó que lo que más rescata, de todo lo que el baile le enseñó, es que se debe respetar los procesos.

“Todo en la vida tiene un proceso así como en el baile. Y debemos saber escalar paso a paso para poder obtener a un resultado favorable. Eso incluye tener paciencia, aceptar los momentos malos pero para proyectarnos a lograr lo bueno, es clave tener tener objetivos y metas a corto, mediano y largo plazo”, explicó.

EXPERIENCIAS

Gracias al baile tuvo la oportunidad de poder viajar mucho y de conocer a mucha gente que comparte la misma pasión que ella.

“Pude audicionar, tener las oportunidades que no siempre tenemos en nuestro país y formar amistades que son para toda la vida. Recientemente, cumplí una de mis metas, poder trabajar con marcas grandiosas, como bailarina”, aseguró.

Finalmente, refirió que tiene demasiadas metas a futuro, pero en principio apuntar a seguir formándome, afuera y en el plano local. Asimismo, busca poder traer información de otros lugares e incentivar y motivar a sus alumnos a que quieran seguir aprendiendo y creciendo.

“El día de mañana me gustaría poder formar una compañía urbana y entrenar allí a nivel profesional”, concluyó Ayala Dijkhuis.