sábado, abril 13, 2024
23.6 C
Asunción
InicioActualidadDiscurso pronunciado por Kattya González en el Golpe Cívico cometido por el...

Discurso pronunciado por Kattya González en el Golpe Cívico cometido por el cartismo y sus aliados en fecha 14 de febrero de 2024

Categoría

Fecha

No voy a seguir el libreto de esta momia maquiavélica, este saltimbanqui que representa al príncipe narco y sus aliados. Porque hay cosas más importantes que reflexionar en este momento que lo que nos convoca en este lugar.

EL PAÍS QUE QUEREMOS, EL PAÍS QUE NOS JUGAMOS Permítanme arrancar dándole tranquilidad a quienes me expresaron su preocupación porque me notan demacrada y golpeada. Les agradezco de corazón, pero lo que menos importa en este momento es cómo me encuentro yo.

Nuestra preocupación debe centrarse en lo demacrada y golpeada que está la República, lo demacrada y golpeada que está la Democracia. Todo ello, debido a que una mayoría coyuntural, funcional al crimen organizado, decidió que se debe eliminar toda voz disonante y todo tipo de control al poder. Se trata de un plan sistemático que terminará con la eliminación de todo aquel que ose desafiar la línea mafiosa del cartismo.

La preocupación debe centrarse en el desprecio absoluto hacia la voluntad popular y la institucionalidad republicana que demuestran unos cuantos timoratos funcionales a la agenda que, gracias a la complacencia del Sr. Santiago Peña, ha consolidado el crimen organizado en el Paraguay. Este no es un juicio en el que se expulsa a alguien del Congreso: es el Congreso el que capitula y se va, que se aleja del pueblo al que dice representar. Este es un acto de infinita cobardía, porque encierra y muestra impúdicamente la renuncia moral de un congreso que ya no tiene relación alguna con la gente, que ha perdido todo contacto con la ciudadanía.

Así que no vengo a someterme a la justicia de ustedes. Es al revés, vengo a decirles que son ustedes los que en este momento están siendo sometidos a juicio por el pueblo. Junto con un puñado de colegas que aprecio y respeto profundamente, soy aquí apenas una voz más, una conciencia más, una presencia más de ese pueblo que ustedes olvidan, desprecian y pisotean día a día con sus privilegios, sus arbitrariedades y su traición al compromiso de defender la democracia que juraron cumplir. Gracias a mis colegas de la oposición y a los colegas colorados del bloque democrático de la ANR que entienden que aquí está en juego la República. La realidad y los hechos facilitan la tarea de evidenciar qué es lo que verdaderamente está en juego.

El país que queremos, el país que nos jugamos. Hoy más que nunca debemos preguntarnos ¿qué modelo de país desea la gente de bien? Esa interrogante, encuentra en los hechos, en la realidad, dos respuestas bien claras que definen a las dos posiciones representadas hoy aquí: ¿Queremos un país delineado y perfilado por Erico Galeano, Juan Carlos Ozorio o Ulises Quintana por referir solo a algunos parlamentarios o ex parlamentarios vinculados claramente al narcotráfico y que condenan a nuestros jóvenes a la marginalidad?

O, por el contrario, queremos un país donde predominen valores republicanos de quienes, como el fiscal Pecci, dieron todo para que el Paraguay no se convierta en el narcoestado que es hoy. 3 ¿Queremos un país perfilado a imagen y semejanza de corruptos declarados como el clan González Daher u otros clanes conocidos del Este? O, por el contrario, queremos un país donde las voces disidentes puedan ejercitar sin cortapisas el rol de contralores querido por la Constitución para que impere la transparencia en las instituciones republicanas…?

¿Queremos un país manejado por inescrupulosos como Hernán Rivas que toman atajos despreciables y se burlan del esfuerzo genuino de aquellos que intentan con sangre, sudor y lágrimas salir adelante? O queremos un país donde se reconozca la valía de quienes coherentemente y sin torcer las leyes intentan destacarse con honestidad, sacrificio y esmero? ¿Queremos un país donde la claque política siga repartiendo el Estado como botín de guerra y siga ubicando impúdicamente a sus hijitos, parientes y amantes con sueldos multimillonarios negados a médicos, enfermeras, docentes y artistas? O queremos un país donde los millones de jóvenes desempleados y abandonados por el Estado tengan la posibilidad de desarrollar una vida digna mediante el trabajo decente?

El burdo montaje mediante el cual hoy, un grupo de agentes del crimen organizado desconocerá no solo los más de 100 mil votos que legitiman la banca que ocupo sino los miles de votos más que decidieron que resulta fundamental contar con voces disidentes y agentes contralores, grafica muy bien de qué lado se acuesta cada uno de los Parlamentarios aquí presentes.

AQUÍ SE HUELE MIEDO, señores. Aquí, el lugar que se supone que es por excelencia el espacio del debate y de la libertad, sobrevuela el hedor del miedo, se percibe la pestilencia de los que se arrastran por indignidad, por codicia, por cobardía. Se percibe el miedo de los sometidos, de los que obedecen sin chistar aún en medio de humillaciones. 4 Veo miedo en muchas miradas en este mismo momento. Pero aquí, en este Congreso, reina por encima de todo, un miedo más grande, que ya no es solo el de los que claudicaron y los que se vendieron. Es otro miedo el que los une y les impulsa a este acto grotesco y patético, el peor de los miedos que pueden ustedes tener, el que les moviliza y nos coloca hoy frente a frente. Es el miedo que este gobierno le tiene al pueblo.

El miedo a que la paciencia termine por agotarse ante la sucesión de escandalosas traiciones a la confianza de la gente. Bofetadas a la gente común, una tras otra, sin un ápice de vergüenza, porque ya se han perdido todos los límites, todo el respeto, todo principio. TENGAN MIEDO, señores.

TENGAN MIEDO, porque cada día la gente tiene más claro quién es quién en esta farsa que le roba una y otra vez la esperanza a los paraguayos. Tengan miedo de la gente que cada día pasa humillaciones, privaciones, desaliento y miseria, mientras la desvergüenza de una gavilla se despliega y se ostenta a través de sus privilegios, de sus planilleros de lujo, de sus parentelas colgadas del dinero público, de sus congresistas narco delincuentes protegidos por un pacto de complicidades, sus analfabetos diplomados y sus repulsivos e impotentes matones alquilados con corbata. No culpo a quienes están alineados al crimen organizado por la sencilla razón de que tienen MIEDO.

Miedo a perder los favores del patrón. Miedo a ejercitar la dignidad. Miedo a enfrentar al poder de turno. Miedo a mirar a la ciudadanía crítica a los ojos. Miedo a rendir cuentas. Miedo a ser controlados. Miedo a la democracia. Miedo a la reacción de la sociedad civil. 5 Miedo a quedar fuera de las repartijas de parcelitas de poder. Miedo a dejar de recibir los sobres que remuneran mes a mes los tributos y favores al patrón. No los culpo pero sí los responsabilizo! Cargarán con la responsabilidad histórica de ser quienes terminaron de acomodar las piezas que el crimen organizado necesitaba para consolidar sus planes. Cargarán con la responsabilidad de ser quienes permitieron que se concrete de una buena vez el plan de los narco políticos que campean a sus anchas como lo evidencian las sonrisas burlonas de varios de los que aquí están presente. Paraguay está en riesgo.

La República está en jaque. No por la salida de Kattya González pues hay muchísima gente digna y decente que seguirá resistiendo desde el Parlamento y desde la calle. Paraguay está en riesgo porque han triunfado aquellos que, valiéndose del descarado consejo del príncipe narco-su patrón, consolidaron sus fines hegemónicos y consolidaron el poder desmedido que concentran dentro y fuera de la política. Han triunfado quienes, aprovechando el miedo servil de un grupo de lacayos indignos, hoy se cargan una voz disidente que representa a más de 100 mil compatriotas al tiempo que acechan a otros parlamentarios genuinamente opositores que también están respaldados por miles de votos. Cuando en el Paraguay se vuelva a apresar a los opositores, se asesinen candidatos y periodistas, se tomen por asalto empresas, canales de televisión o se expropien propiedades de manera extorsiva por el capricho del patrón tal como se da en Venezuela o Ecuador, que, vale recordar empezaron su plan apagando las voces disidentes, ¿podrán los responsables de este golpe cívico mirar a sus hijos a la cara? Podrán ustedes, Beto Ovelar, Bachi Núñez, Antonio Barrios, Derlis Maidana y el resto de Parlamentarios rendidos vil y servilmente al poder del dinero, mirar a sus hijos a los ojos para explicarles que el país tocó fondo porque ustedes se prestaron al capricho del patrón? Podrá Santiago Peña, responsable político principal de lo que se viene, explicarle a sus hijos o a su esposa que su falta de carácter, su fascinación por el cargo y su servilismo acabaron con la frágil institucionalidad construida en los 35 años de incipiente democracia 6 que hoy empieza nuevamente a interrumpirse?

Quienes luchamos cada día para tratar de perfilar el país de manera abierta, plural, inclusiva, crítica y transparente; quienes entendemos que el rol del Estado debe traducirse en oportunidades para los jóvenes, cuidado a los mayores, protección al inversor y a la Empresa, dignidad para los trabajadores, respeto a la carrera pública; y, quienes defendemos la idea de que la República no puede reducirse al feudo de fortunas espurias acumuladas por personeros significativamente corruptos, estamos convencidos de que la ciudadanía, más temprano que tarde, sabrá atribuir responsabilidades y culpas y obrará en consecuencia. A la ciudadanía decente que está monitoreando el golpe dado hoy por la mafia y a los colegas que actúan con dignidad, les pido que recuerden que VIENEN POR TODO Y TIENEN UN PLAN… Hoy el país, el país de nuestros hijos, nuestro país, el Paraguay!!! está siendo copado, moldeado, perfilado a imagen y semejanza de Darío Messer y sus amigos, de Diego Marset y sus secuaces, de Erico Galeano, de los cómplices de González Daher, de Hernán Rivas, de los ladrones de galleta, de los trato apu´á, de los propietarios vips de Remansito, de los que emplean espuriamente a sus hijitos en el Estado privando a millones de jóvenes valientes y sacrificados de un futuro, de los que montan negociados para que los nepo babies le den continuidad al saqueo por muchos años, de los que resignaron su dignidad por la mesada que reciben del patrón, de los que permiten que el EPP, el PCC y demás agentes del crimen nos tengan sometidos…

Ese es el país que quieren los que hoy apañan este golpe a la Democracia Tal vez, este gobierno haya tenido o tenga la ridícula ilusión de que este juicio podría verse como una demostración de fuerza. No señores, este juicio es una inmensa demostración de debilidad y de miedo, y quienes lo impulsan son apenas esbirros, fantoches sin poder propio, sometidos y arrastrados bajo la suela de su patrón. No olvidemos -y esta verdad de hierro debe ser dicha con voz fuerte y clara- que es un gobierno al que le votó solamente el 26% del electorado. El 74 % del electorado NO les votó a ustedes. Repito: el 74 % del electorado paraguayo NO les votó a ustedes.

No lo olviden, porque la gente empieza a recordarlo. No olvidemos que quienes nos gobiernan a todos los paraguayos, son apenas una minoría traspasada por la corrupción, la incapacidad, la indiferencia ante el sufrimiento de la gente, una minoría desfachatada que cabalga sobre el saqueo, la impunidad, la mentira y el engaño.

TENGAN MIEDO SEÑORES, porque la gente empieza a darse cuenta de que son una minoría cobarde, en una etapa de descomposición terminal, dando manotazos desesperados para doblegar con el atropello y la prepotencia lo que no pueden lograr con el apoyo popular. Sigamos resistiendo! Sigamos combatiendo pues este no es el país que quiere la gente de bien, la gente decente, la gente trabajadora, la gente que desea vivir en un país libre, tolerante, inclusivo y digno.

Sigamos honrando el testimonio de lucha de quienes, como nosotros hoy, brindaron su sacrificio para que en el cielo del Paraguay fulguren la esperanza, la concordia, la solidaridad y la libertad hoy cegadas por las penumbras del autoritarismo y el apetito de poder de corruptos significativos… Hoy empieza un momento nuevo. Más de cien mil votos se van hoy de aquí. Tengan miedo, señores, porque la gente ya no les teme. Que viva el Paraguay. Que viva el pueblo sin miedo!

Kattya González

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.
Artículo anterior
Artículo siguiente