viernes, febrero 23, 2024
26.8 C
Asunción

La transparencia como enemiga de la corrupción

En la búsqueda de, una justa utilización de los recursos en las instituciones del estado, debido al quiebre y perjuicio que ocasiona la corrupción, flagelo que corrompe a las estructuras estatales, cuya causa es el deterioro y daño “significativo”, que atenta directamente a todo un país, su principal enemiga es: “la transparencia”.

En virtud a lo expresado, desde la Contraloría General de la República, que tiene como función principal examinar la gestión de las instituciones públicas, velando por la legalidad e integridad de los gastos estatales a través del Modelo Estándar de Control Interno para las Entidades Públicas del Paraguay (MECIP 2015), que consiste en la supervisión y evaluación de gestión de las instituciones públicas, que tiene como objetivo fortalecer el control interno, y que cada institución pública cumpla con las normativas de requerimientos básicos con principios y fundamentos, y con valores éticos que sirvan de herramientas que contribuyan a paliar la corrupción, y así poder recuperar la confianza de los ciudadanos.

Cuán importante, es combatir la corrupción, partiendo desde la responsabilidad de los ministros, sin embargo, a pesar de las recomendaciones realizadas por la Contraloría General de la República, no todos se comprometen a formalizar con resoluciones, los procesos y procedimientos internos que ayuden a transparentar las gestiones tanto administrativas, operacionales y misionales de cada institución. Todo queda en una superficialidad, de plasmar en documento “lo simple”, “lo básico”.

En efecto, a pesar de los esfuerzos de supervisión y mecanismos que se han implementado, esta problemática denominada “corrupción”, continúa desilusionando a los ciudadanos.
En tal aspecto, las denuncias públicas son ecos de corrupción latente, con algunas leyes acomodadas y amañadas que sustentan el abuso y desviación del poder de los gobernantes de turno, para beneficios personales o de terceros, que debilitan y desacreditan el esfuerzo y el trabajo de control ejecutado, esto se debe a la ausencia de compromiso de sus responsables directos.

El descuido, el desinterés y la falta de compromiso por parte del Presidente, Santiago Peña, ante esta situación, desbordante de denuncias públicas, debe proponer a sus ministros, acciones inmediatas y generar controles más eficientes y transparentes, con funcionarios capacitados y desde el Código de ética, activar las Unidades de Transparencias que brinden información veraz a la ciudadanía. Por el otro lado, el Poder legislativo, debe ocuparse en revisar leyes que dan lugar a hechos que contribuyen ciertos actos irregulares. Combatir la corrupción a través de la vigilancia ciudadana, a modo de fortalecer la legitimidad democrática y contribuya a una buena gobernabilidad.

Natalia Mora
Natalia Mora
Ex Directora General de La Dirección General de Auditoría Interna del Ministerio de la Mujer. Participación en el Equipo Directivo de revisión del IV Plan Nacional de Igualdad 2018 - 2024. Artista dedicada a la pintura al óleo.Aporté a la gestión comunicacional del Observatorio de la Mujer desde su creación en el Ministerio de la Mujer. Mujer comprometida y solidaria con las mujeres en situación de violencia.

Más del autor