spot_imgspot_img
jueves, enero 20, 2022
28.7 C
Asunción
InicioWinDeportes variosEl deber ruso, el desafío alemán

El deber ruso, el desafío alemán

Categoría

Fecha

La obligación que impone la condición de favorito del equipo ruso que lidera el número dos del mundo, Daniil Medvedev se topa con el desafío de Alemania, instalado entre los cuatro mejores de las finales de la Copa Davis con un equipo equilibrado pero sin figuras sobresalientes.

Es Jan Lennard Struff el hombre más valorado por el ránking ATP. El germano de 31 años está fuera de los 50 primeros del mundo, con la final de Múnich como mérito reconocido en lo que va de año. El resto del conjunto que capitanea Michael Koohlman va por detrás. Sin embargo, ha sabido sobrevivir a la fase de grupos, por delante de Serbia del número uno del mundo Novak Djokovic y Austria.

Alemania se ha sobrepuesto a la ausencia de Alexander Zverev, uno de los mejores del circuito, aspirante a todo, pero en descuerdo con el formato adquirido recientemente por la competición. No acudió a la edición del 2019 y tampoco a esta para reforzar su equipo.

Una baja notable para el conjunto germano en un torneo abierto. Aún así, salió reforzado de la fase de grupos donde venció al equipo serbio y también al austriaco. Sobrevive Alemania con los puntos que le concede el dobles formado por Kevin Kravietz y Tim Puetz, que ha ganado los tres encuentros que ha disputado.

Jan Lennard Struff ha sacado adelante dos de sus choques individuales. Solo cayó contra Djokovic. Dominik Koepfer, el segundo hombre, número 54 del mundo, salió al rescate y fue clave en el enfrentamiento ante Serbia.
Todos han contribuido al progreso del conjunto germano que apunta hacia su cuarto título de la Copa Davis, el primero en el siglo XXI. Los anteriores fueron en 1988 y 1989, cuando ganó a Suecia en ambas, y la más reciente en 1993, cuando se impuso a Australia. Veintiocho años han pasado desde entonces.

Rusia es el último escollo del cuadro alemán antes de la final. El conjunto ruso cuenta con la vitola de favorito desde el primer día. Pero también con la presión.
No hay color en cuanto al ránking. Daniil Medvedev, la segunda raqueta del circuito y el único que este año ha podido hacer sombra a Djokovic, es una baza segura para el conjunto de Shamil Tarpischev, de 70 años y cien partidos como capitán plagado de sapiencia en esta competición.

Medvedev no ha dado opción a ninguno de sus rivales. Ausente en las anteriores finales de la Copa Davis, el moscovita acude ahora al requerimiento de su selección en busca del triunfo.
Rusia va a disputar su décima semifinal de la Copa Davis, la segunda consecutiva. En el 2019 fue apeada del torneo por Canadá, subcampeona al perder con España. Ahora acomete, también en Madrid, un nuevo intento.

A la sombra de Medvedev está Andrey Rublev, quinto jugador del circuito, que ha dado más vaivenes que su compañero. Ha sacado Rublev sus partidos con dificultades. Siempre fue llevado al límite. Incluso, perdió contra Feliciano López en el duelo contra España y comprometió la continuidad de su selección.

Pero Rublev es básico para Tarpischev. Un fijo en uno de los individuales y también en el dobles que comparte normalmente con Aslan Karatsev.
Rusia, que en el 2019 fue semifinalista por primera vez desde el 2008, busca en Madrid su sexta final para alargar su historial con una tercera ensaladera tras las conseguidas en el 2002 y 2006. Cayó en 1994 contra Suecia. Y con Estados Unidos perdió en 1995 y en la más reciente, en el 2007.

El equipo ruso dejó en el camino a la anfitriona y vigente campeona, España, y Ecuador, en la fase de grupos. En cuartos ganó con autoridad a Suecia. Ahora, Alemania espera. EFE