spot_imgspot_img
jueves, enero 20, 2022
38.7 C
Asunción

El rompecabezas más tonto del mundo

Una de las gracias del arte de los rompecabezas, además de descubrir el mundo que se encuentra escondido detrás de la unión de cada una de las piezas, es la paciencia de ordenar y descubrir el lugar de cada una de sus piezas.

Este rompecabezas al que llamamos Gobierno Nacional no nos deja de sorprender. Los movimientos telúricos presentados por el presidente sin ningún pudor demuestran, una vez más, que nos encontramos a la deriva. Nuevamente, personas que no han cumplido las expectativas en sus cargos, son premiados con otros cargos, personas vinculadas a entreguismo y otras jugadas amañadas, también “ascendidos”. No rueda ninguna cabeza, no se hace lugar al “caiga quien caiga” que vociferaba vehemente el inquilino de Mburuvicha Róga. Se ha auto instalado la creencia de que todas las piezas pueden jugar en cualquier parte del rompecabezas, aunque la imagen que conforme sea amorfa y molesta a los ojos, muy diferente a lo que se muestra en la caja.

“Toda mercancía aceptable en el cambio, si no de hecho, lo es por lo menos de derecho” refería Proudhon. Pareciera ser que Mario Abdo Benítez acuñó esta frase y la volvió propia, pensando que él tiene el derecho de hacer

cambios de forma, pero no de fondo, con los mismos jugadores, mientras el gobernador de Alto Paraná también hace uso del micrófono, obviamente para miccionar fuera del tarro y “exigir” que el director de la binacional del este debe ser dirigida por una persona de dicho departamento, como si el término binacional no fuera lo suficientemente claro. En este país se aburre el que quiere.

Y así seguimos, observando como las autoridades arman el rompecabezas más tonto del mundo, sin respetar el orden de las piezas y con la premisa de que una pieza puede encajar en cualquier parte, aunque eso genere una imagen horrible, imagen que tenemos los ciudadanos sobre el Gobierno Nacional, aunque a ellos no les interese y mucho menos realicen un mínimo esfuerzo por cambiar esa imagen.

Más del autor