spot_imgspot_img
domingo, enero 23, 2022
40.7 C
Asunción

Buelta a claces

@peztresojos – Emprendedor y Comunicador Social

Muchos escépticos se alteran cuando aparecen estudios internacionales o resultados que posicionan a Paraguay entre los 5 peores sistemas educativos del mundo. Desde afirmaciones como “yo no conozco gente que no sepa leer y escribir” o “Hay miles de paraguayos que estudian afuera y les va bien”, quieren desacreditar estudios científicos que básicamente resumen lo siguiente: 1 de cada 10 alumnos presenta aprendizaje significativo en las materias de lectura, ciencias y matemáticas.

Reducimos el alfabetismo a la capacidad de saber leer y escribir, cuando en realidad lo que nos alfabetiza es la capacidad de razonar, conectar ideas, construir una opinión propia de manera crítica, en pocas palabras, leer no basta si no entendemos lo que leemos.

El primer y más longevo analfabeto de nuestro país es nuestro Ministerio de Educación y Ciencias, que nos ha demostrado una vez más que lo que impera en la lista de prioridades es continuar su trayectoria como la seccional colorada más grande del país, burlándose una y otra vez de la ciudadanía, entregando libros de baja calidad, de una terrible composición pedagógica e infestados de errores ortográficos, donde su jefe de Cartera, satirizando irónicamente, que parte del aprendizaje de los estudiantes consistirá en corregir dichos errores, sin nombrar la “reimpresión aniversario” de un libro educativo de adoctrinamiento creado y pensado desde el autoritarismo, reivindicando uno de los periodos más nefastos para nuestro país. Por presión mediática, rodaron cabezas, eslabones débiles en la cadena, cuando realmente todos deberían ser destituidos e imputados por cínicos e inoperantes, justificando que el texto ya se distribuye hace 9 años, lo cual no libera en lo más mínimo a los actuales responsables. Como acostumbra el Ministro, usaré un versículo bíblico: MT 7-9 “¿O qué hombre hay entre ustedes que si su hijo le pide pan, le dará una piedra?”. Por favor, dejen de dar piedras a nuestros hijos y empiecen a darles educación.

Columnistas
Columnistas
Expertos en Historias urbanas.

Más del autor