lunes, abril 22, 2024
28.5 C
Asunción

Población en alerta roja

No se trata de otra pandemia, el fuerte cambio climático y sus consecuencias sino que “el planeta empezará a vaciarse de gente, y debemos prepararnos para ello”.

En el siglo X se estimaba que la población mundial era de aproximadamente 275 a 300 millones de personas. Al llegar al siglo XVIII, la población mundial había crecido de manera más notable, estimándose en 650 a 800 millones de personas.

El siglo XIX experimentó un crecimiento demográfico sin precedentes, con una población mundial que alcanzaba aproximadamente de 1.000 a 1.700 millones hacia 1900. Este aumento se debió en gran parte a la expansión de la Revolución Industrial. Aproximadamente hacia el año 1760, con sus conclusiones en la década de 1840.

El siglo XX fue testigo de la explosión demográfica más significativa de la historia humana, con la población mundial aumentando de aproximadamente 1,650 millones en 1900 a más de 6,000 millones hacia el año 2000. Y, para finales de 2022, ya superamos el umbral de los 8.000 millones.

Sin embargo, las cosas van a empezar a cambiar. Según datos procedentes del Instituto de Métricas y Evaluación de Salud de la Universidad de Washington, publicados en The Lancet, se anticipa un cambio demográfico significativo: el descenso de la población mundial.Se prevé así que, para el año 2050, una amplia mayoría de naciones, exactamente 155 de 204, experimentarán índices de fertilidad insuficientes para sostener sus poblaciones actuales. Este fenómeno se intensificará hacia el año 2100, momento en el cual casi la totalidad, el 97% de los países (198 de 204), afrontará esta realidad. La consecuencia directa será que el número de defunciones sobrepasará al de nacimientos, conduciendo a un paulatino decremento de la población global.

Números sorprendentes

Con estos resultados vamos viendo un presente y/o futuro distinto a lo que esperábamos, ya dejaremos de escuchar y/o contemplar a niños jugando en las plazas, personas adultas dialogando en un café o espacio público o destinado a reuniones sociales que también pueden dejar de hacerse porque faltarían invitados o personas que justifiquen el desarrollo de una presentación, festejo de un aniversario, concierto, o lo que necesite de personas para tener sentido.

Una llamada de atención para la población humana de nuestro hoy si deseamos justificar el trabajo que hagamos para, imagino un público o mercado de seres humanos, especie de ser vivo que fundamenta el diseño y producción de un bien o servicio que a su vez se ve amenazado por el descenso del número de compradores que ya no existirían para lograr aumentar el tamaño de una caja de ahorro del o los responsables de una empresa, organización o compañía.

Grandes interrogantes

Lo que nos presenta el cuestionamiento; ¿para quienes estaríamos pensando o trabajando ahora e incluso mañana también?, el hecho de pensar en procrear trae consigo jodidas ideas acerca de qué hacer o cómo mantener a las criaturas, que van quedando de lado por mascotas , trabajo o cualquier proyecto que exija concentración y fuerza mental y física.

Si bien es cierto que la responsabilidad de traer a la vida a un ser humano, mantenerlo, educarlo y cuidarlo es una de las tareas más complejas porque no se trata solo de los primeros meses o años de vida sino es hasta dejar de existir.

Nadie estudia o está preparado para ser padre o hijo, títulos si viven y aprenden en el viaje de la vida, puede leerse cómo improvisado y en realidad es algo cómo el jazz, un estilo musical basado en la improvisación pero que logró cautivar a muchos que gustan del género melódico que no debe imitar lo mismo en sus vidas o la de sus hijos que deben entender que lo que tiene estabilidad y posibilidad de progresar se planea, diseña y trabaja diariamente.

La verdadera problemática radica en la capacidad de nuestro planeta para proveer los recursos necesarios que garantizan la supervivencia y el bienestar de la población global, incluyendo aspectos vitales como el acceso al agua potable, alimentos nutritivos, energía sostenible y la gestión de desechos, entre otros. Y convencer a las parejas formadas de la importancia y valor que tiene para nosotros el tener un hijo o hija.

Fuimos, somos y seremos la única especie de seres vivos responsable de construir herramientas y comodidades cómo también haber aportado para la destrucción de nuestro hogar con los cambios climáticos que afectan a esa población del futuro puede disminuir si la población del presente no se hace consciente y trabaja equilibradamente para sus vidas en particular cómo para la existencia del colectivo de personas que estén bajo su responsabilidad.

Una que debe destacarse por ser eficaz y buena no solo para sí mismos sino sobre todo para los seres humanos que hayan traído al mundo hijos que puedan ser valiosos para sí y para todos.

Más del autor