martes, febrero 27, 2024
28.7 C
Asunción

«Pilareños»

Ha pasado más de un año desde que el “gobierno de la gente” está al frente del país y en el trascurrir de los días se han presentado situaciones que dejan al desnudo que la “confianza” depositada en las personas al frente de los grandes ministerios solo ha defraudado la confianza de la gente que apostó a esta administración.

Los cambios que se han dado no han sido por caprichos de un líder, sino por errores constantes y feroces que solo han demostrado que para estar al frente en este país no se necesita estar preparado ni mucho menos tener los estudios concluidos, sino que sigue siendo el amiguismo el principal factor “dedocrático” que determina quién ocupa qué cargo, aunque sea o no idóneo para ello.

Bajo qué concepto pueden los padres decir a sus hijos que deben estudiar, capacitarse y ser honestos si en esta nación quienes menos estudian, quienes más “hurrean” y sobre todo quienes más roban son los que la dirigen, riéndose constantemente del pueblo, succionando al estado cual sanguijuelas, y es nuestra gente la que guiada por su mismísima ignorancia y necesidad sigue eligiendo por colores.

Entonces nos encontramos en un punto crítico donde las acciones de esta admi­nistración nos pueden llevar a un periodo fallido, si es que no entiende que debe empezar a poner a los mejores al frente de las instituciones que son vitales para el funcionamiento del estado. Con esto no quiero que se me ofendan los actuales, pero si no les da la talla, den un paso al costado y permitan que otros demuestren sus capacidades.

Una persona me dijo que “Un país sin chongos, es como un jardín sin flores”, hacién­dome ver lo tercermundista que seguimos siendo. Un país serio debería de querer que buenos jardineros se ocupen de sus jardines. Los chongos para un asado, el país para los mejores.

¿O Ustedes que creen?

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.

Más del autor