spot_imgspot_img
sábado, enero 22, 2022
29.7 C
Asunción

¡Mamá, somos internacionales!

Si, queridos amigos, Paraguay llegó a las noticias de otros países y todo gracias a nuestro ilustre (es sarcasmo) Diputado Jorge Britez.

Cuando creo haberlo visto todo en Cámara de Diputados, el ser de Jorge Britez logra superarse, con un nuevo puesto N1. Una vez más lo logró, con anatómico en la cabeza (no es un chiste, miren arriba nuevamente, que está la foto) y orejas de burro.

Jorge Britez, conocido como aquel que insta a la ciudadanía a no utilizar tapabocas, no vacunarse y tomar dióxido de cloro, posición que se contrapone a las recomendaciones sanitarias en nuestro país y el Mundo.

También conocido como el que a principios de este mes logró que YouTube suspenda la cuenta de la Cámara de Diputados por una semana, por sus discursos antivacunas.

O también conocido por ser el que el año pasado se sacó la camisa en plena sesión de la Cámara para reclamar la apertura del Puente Internacional de la Amistad.

Pero también, Jorge Britez, es conocido por ser uno de los 41 Diputados que votaron en contra de la moción de reponer los recursos al FEEI para educación e investigación.

Jorge Britez, diputado por Alto Paraná, aquel al que no le importan los niños, su educación, las aulas en total abandono, las investigaciones, las becas para aquellos sin recursos. No, a él le importa la creación de nuevos cargos en el Estado, la mala utilización de fondos, el derroche de dinero para Partidos Políticos. La fiesta del mal gasto de 17,2 millones de dólares destinados a Educación e Investigación, que sacaron del Presupuesto General 2022. Como si ya, año tras año, no sacaron plata de allí destinándola a sueldos de seguro planilleros y hurreros para votos.

Es que Jorge Britez ya lo mostró, ahí con su ropa interior en la cabeza y sus orejas de BURRO.

Florencia Gismondi
Florencia Gismondi
Licenciada en Periodismo, Comunicadora, Conductora de TV y Radio. Amo el medioambiente, recicladora compulsiva. Madre 24/7, no duermo, pero intento que no se note.

Más del autor