domingo, enero 29, 2023
24.7 C
Asunción

Encerrados en un patrimonio humano

Al visitar ese lugar nunca me imaginé que terminaría siendo una prisión por su diseño y construcción, se trata del Machu Picchu. Uno de los atractivos latino más fascinantes para el mundo que ahora se encuentra cerrado con más de 400 turistas varados en el lugar por las manifestaciones políticas en contra del gobierno actual. 

Una ciudadela inca del siglo XV ubicada en la Cordillera Oriental del sur de Perú en una cadena montañosa de 2430 metros que se encuentra en un país convulsionado por manifestaciones por líderes o ya ex líderes cómo es el caso de Pedro Castillo quien ya no es presidente y que movilizó a un importante número de seguidores que lo quieren tener de vuelta en la presidencia.

La vía férrea que da acceso al sitio habría sido dañada por manifestantes que exigían la renuncia de la presidenta del país Dina Boluarte quien como vicepresidenta y cercana a los manifestantes. 

Más de 400 turistas varados durante varios días al pie del sitio inca Machu Picchu en Perú fueron finalmente evacuados el sábado 21 de enero, al día siguiente de nuevas manifestaciones contra la presidenta .Perú por lo que pude conocer es un país de buena gente, comida y atractivos cómo el citado Machu Picchu, que vale el tiempo e inversión que uno pueda dedicar para conocer presencialmente una de las siete maravillas del mundo que desafortunadamente está siendo afectada maravillosamente por protestas sociales que dejan atrapados a visitantes peruanos y extranjeros.

418 turistas [peruanos] y extranjeros fueron trasladados del pueblo de Machu Picchu a Cusco” , la capital imperial inca e importante sitio turístico del Perú. “Debido a la situación social y para preservar la seguridad de los visitantes” dijeron  las autoridades peruanas quienes habían ordenado, el sábado, el cierre del acceso a Machu Picchu. El tren que da servicio al famoso santuario es el único medio de transporte para llegar hasta allí.

Golpe al turismo

Un lugar que particularmente recomiendo visitar por la sensación de libertad que provoca el ver un gigantesco trabajo a una elevada altura geográfica y  por lo que en la época de su construcción habrá significado para la milenaria cultura Inca que hoy dado los hechos que se desarrollan en el país que fue ocupado por una de las culturas precolombinas más interesantes por su trabajo científico y de infraestructuras, ha de ocasionar un lamento desde donde se encuentren los responsables del Machu Picchu.

Espacio que no toca solo el respeto y cuidado de la visita del extranjero sino sobre todo del poblador del Perú  que es dueño y promotor número uno de lo que tiene para mostrar al mundo, incentivando a que más gente puede hacer ganar a su país  a través del turismo con las inversiones que puede hacer el foráneo en sus tierras. Ahora cuando una  simple visita  a una de sus atracciones mundiales  se desarrollan  con incidentes  cómo los registrados en las manifestaciones no ayudan a promover este país que lleva 6 presidentes en 5 años. 

Los manifestantes están queriendo afectar severamente al gobierno con todo lo que tienen a mano y el “secuestro” de mas de 400 turistas que no pudieron salir ni entrar al Machu Pichu. Casi una metáfora de la realidad peruana desde hace varias semanas.

Más del autor