spot_imgspot_img
EL CANDIDATO
martes, mayo 11, 2021
15.8 C
Asunción

Cuánto dices que vales?

Cuántas veces te has preguntado por qué las personas no te valoran como te gustaría, que tu pareja no te responde a tus necesidades emocionales, que tu jefe te ignora, y tus compañeros te hacen sentir de menos? Esta necesidad de recibir aprobación y reconocimiento proviene de una baja valoración de ti mismo. Estás viendo en el otro lo que no reconoces en ti. Tal vez llegó el momento de cambiar la pregunta: por qué no me valoro? El primer paso para salir de esta desconexión emocional es darte cuenta.

Pongamos un ejemplo para ser más sencillo. Imagínate que vives en una casita bien pequeña, que tienes pocos muebles, pero te gusta estar en ella y que cada día vas a trabajar y dejas la puerta abierta. Pasa el vecino y ve la puerta abierta, entra y saca algo de ahí. Pasa otra amiga, entra a tu casa, se sienta un ratito y se va. Más tarde pasa otra que mira la puerta abierta pero no le interesa entrar y piensa en volver otro día, total la casa siempre está accesible y podrá entrar en otro momento. Y crees que dejando la casa abierta para quien quiera entrar, dando todo lo que tienes o hasta inclusive lo que no tienes, las personas quedarán encantadas con tu bondad y valorarán todo tu esfuerzo. Llegó la hora de una sabia introspección, reflexionar si lo que estás haciendo te hace sentir bien y con la mano en el corazón preguntarte qué te retiene a su lado? ¿Quieres estar realmente con una persona que no te valora? Tal vez llegó el momento de colocarte el termómetro emocional de tu generosidad y en caso de que estés en niveles altos, suspender las dádivas. Hay veces que es necesario priorizar tu actitud egoísta porque te da la posibilidad de practicar nuevos comportamientos. Rhonda Findling en su libro

No me llames más, dice que todas las personas deseamos amar y ser amadas, sin embargo hay ocasiones en que la búsqueda del amor nos hace actuar de forma irracional. Cuando brindas demasiado de tu tiempo, dedicación, cuidados, escucha y la persona que está del otro lado lo acepta, llegará un momento en que tal vez seas tú la que necesites y esa persona te demostrará con sus continuados silencios que nunca está disponible para ti. Y lo peor, lo justificarás, sabes por qué? Porque estás bajo sobredosis de baja autoestima y desde ese nivel jamás recibirás lo que mereces. ¿Qué harías de diferente que ahora no lo haces? Dar menos significaría que la próxima vez que te busque, no tendrás tiempo y serás menos paciente para él. A ver, no es que quieras hacerle una revancha, sino que decides aumentar el nivel de tu valoración y como consecuencia no vas a aceptar más las migajas que te ofrecen.

Pregúntate que te retiene a su lado? ¿Quieres estar realmente con una persona que no te valora? Esta es la propuesta de hoy para ti: cierra la puerta de tu casa y sólo ábrela cuando la persona muestra interés en ti. No esperes a que te tire el silencio por tu cara porque al llegar ese momento te sentirás un lastre. Más bien busca estrategias que te aseguren una buena respuesta y que la otra persona perciba el gran valor que tú te das. Empieza a tratarte como lo más valioso de tu vida y recuerda cerrar la puerta de tu casa. Ábrela para quien te merece. Tu vales mucho. Como dice Paulo Coelho: “Siempre sé una buena persona pero no pierdas tiempo en demostrárselo a nadie”.

Econ. Azucena Martinez Luraghi
Econ. Azucena Martinez Luraghihttps://www.youtube.com/channel/UChgFcPtwVkPbQjrArgvUYQA
Econ. Azucena Martinez Luraghi Especialista en Organización y Métodos Dicta Charlas Motivacionales Trabaja en el Centro de Adiestramiento en Servicio, CAES, dependiente de la FCE UNA Cel 0981269247

Más del autor