lunes, junio 24, 2024
16.7 C
Asunción

Caacupé: milagros económicos

Al llegar diciembre, con su inconfundible aroma a flor de coco, melones y mangos, y el canto hipnotizante de las cigarras, nos recuerdan que ya estamos a la vuelta de la esquina de las fiestas de fin de año. La festividad de la Virgen de Caacupé, inicia nuestro recorrido por el calendario del mes más festivo y esperado.

Desde muy pequeña, escuchaba lo milagrosa que es la Virgencita, y los peregrinos,miles de ellos, suben junto a ella pidiendo consuelo a sus males, sus rostros cansados, angustiados o enfermos, se tiñen de esperanza en su largo peregrinar, donde la angustia económica, también forma parte del abanico de súplicas que será puesto a sus pies, y dicen que ella escucha a todos.

Cuando se inicia la novena, además de los feligreses, otro grupo de personas también acompañan la festividad, “los vendedores” tratando de “hacer su agosto”.

Las marcas importantes y no tanto, hoteles y casas particulares, vendedores de rosarios, velas, comidas de todo tipo y para todos los gustos, agua, som­brillas y lo que pudiéramos imaginar, lo encontraremos en estos días en la villa serrana, de esta manera un gran circulante de dinero se generará por dichas ventas, ya sean estas formales o informales, y así, muchos hogares paraguayos tendrán algo en sus mesas para compartir con sus familias en estas fiestas.

Luego de ver el enjambre de vendedores, de niños que me insistían que compre sus rosarios con gangas insuperables de dos por uno, y consiguien­do sacarme gratis una sonrisa ante tanta inocencia y picardía, me di cuenta que en realidad, la Virgen, “sí”, hace milagros económicos, quien más que Ella puede convertir en “agosto” al fiestero diciembre.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.

Más del autor