sábado, abril 13, 2024
23.8 C
Asunción

Olas de calor en el mundo

Ayer por fin llovió en el Paraguay luego de más de tres semanas de duro verano. Lo hizo en coincidencia con el ingreso de la estación otoñal. Hemos soportado una ola de calor que es un período prolongado de temperaturas inusualmente altas y, a menudo, alta humedad. Se espera que se vuelvan más frecuentes y más graves en el futuro debido al cambio climático. Y hace poco en nuestro continente se sintió con registros de temperaturas que rondaron los 40 grados y con sensación térmica mucho más elevada.

Ahora es noticia que en Sudán del Sur se cierran escuelas en preparación para una ola de calor de 45°C. Las autoridades aconsejan a los padres que mantengan a los niños dentro de sus casas durante la ola de calor extrema, que se espera que dure dos semanas.

Así podemos concluir que dilemas cómo estos no son solo una cosa sudamericana sino también africana, continente donde su población está acostumbrada a las elevadas temperaturas, más no por esto debe padecer olas cómo las que el clima con sus cambios nos presenta al terráqueo que quizá por esto se encuentra estudiando, diseñando y desarrollando planes para dejar nuestro planeta.

Un reto que se presentaría mucho más difícil que vivir fríos o calores extremos que tiene serios efectos en la salud cómo;

  • Edema: Hinchazón causada por el exceso de líquido en los tejidos
  • Síncope: Pérdida súbita de la conciencia
  • Calambres: Contracturas musculares dolorosas
  • Agotamiento por calor: Puede llevar a la muerte
  • Golpe de calor: Puede llevar a la muerte
  • Deshidratación severa: Puede causar accidentes cerebrovasculares y contribuir a la generación de coágulos.

Luchar entre todos

Esperamos no sufran nada ni parecido los africanos que supongo habrán existido casos de personas con los males descritos más arriba por estas latitudes. Nuestro vecino, Brasil por ejemplo registró una máxima de 62 grados en Rio de Janeiro,  su ciudad maravillosa que apeló a refugiarse en espacios cerrados con aire acondicionado, ventilador y mucha agua para continuar su vida que desea seguir siendo una maravilla cómo se apoda su ciudad.

Ahora nos queda testimoniar cómo enfrentarían los africanos esta realidad climática e imitar de ellos soluciones que la mente humana es capaz de desarrollar ante complicaciones con nuestro clima, economía, política y cualquier campo en los que se nos presenten complicaciones comunes con personas que vivan en nuestras antípodas y que no solo por eso deben ser consideradas o tratadas cómo diferentes. Cuando el atractivo de nuestro planeta se encuentra en la variedad de acentos, idiomas, climas y todo lo que tenga que ver con nuestra forma de lucir o pensar en relación de algo también las soluciones comunes deben ser compartidas por todos en especial en los profundos cambios climáticos que vivimos.

Más del autor