martes, enero 31, 2023
26.7 C
Asunción

La creatividad cómo patrón del todo

El ser creativo es un don que surge, se desarrolla y mantiene si existen hábitos sanos para nuestra mente, eso ya lo sabemos pero ahora Diego Golombek un Doctor en Ciencias Biológicas y divulgador científico publica un libro y habla de “kioscos de la gimnasia mental”  con algunas recomendaciones para fomentar la creatividad en nuestra mente.

Este valor humano no está limitado a un grupo cerrado de personas en el mundo, todos podemos ser creativos, más fuertes o rápidos en lo que sea si tenemos una sana rutina que tenga en la agenda por ejemplo el dedicar tiempo a la lectura, estar en contacto con la naturaleza para oxigenar el órgano que nos asegura un presente y futuro feliz.

La idea no viene de la nada, de alguna manera, se fabrica, lo que requiere que seamos abiertos para recibir y expresar ideas con nuestros entornos que aunque no sean todos doctores o masters en algo en particular, todos  pueden servir para fortalecer o concebir alguna idea que nos pueda o pueda servir particularmente o al colectivo global que puede estar necesitando respuestas de alguna mente creativa y original. 

 

Por un lado se encuentra el aprender y educarse bien acerca de algo en particular para luego ir agregando o decorando lo aprendido con los tonos, ingredientes o sonidos que cada uno podemos aportar a cualquier iniciativa. Golombek insiste en el trabajo  y en la capacidad de la observancia como elementos fundamentales para lograr hacer realidad la creatividad.

Mantener una rutina y disciplina espartana para con el oficio que tengamos o para lo que nos hayamos preparado no solo porque seamos remunerados por el mismo sino sobre todo porque este empleo nos ayuda cómo el entrenamiento físico ayuda a un futbolista a que rinda mejor en sus partidos. Los hábitos creativos se practican cada día y surgen mas como actitud ante las cosas. 

Aprender a ser creativos

El ser creativo no debe reducirse solo a las personas que pasan todo el tiempo leyendo o escribiendo o que coleccionan títulos y reconocimientos por su trabajo intelectual.

El ser imaginativo o ingenioso es una habilidad y capacidad mundial cómo el mover nuestras extremidades, ver, oler, respirar o escuchar. Está en nuestro campo el decidir si queremos pulir dicha habilidad y hacer que sirva para algo o perder nuestro tiempo en cosas, personas. 

Aquello que nos ayude a construir algo en nuestra vida y  evitar aquello que solo destruye nuestro organismo y sistema que deben estar al cien por ciento para concebir ideas que deben responder a problemas particulares y colectivos. 

Todos los días vemos recurrentes problemas que requieren miradas nuevas de transformación y para eso es fundamental la opción de poner nuestras mentes en modo que incentive y promueva la creatividad. 

Más del autor