miércoles, mayo 22, 2024
28.1 C
Asunción

El presupuesto de un Estado impuesto

Suele decirse que el Estado es de todas y todos. En realidad, cabe una precisión: el Estado es sostenido por todas y todos, en términos económicos, jurídicos y políticos, pero el Estado, desde el inicio de su existencia, ha funcionado al servicio de quienes se encuentran en posiciones de Poder. Y cuando hablamos de posiciones de Poder, en sociedades como las nuestras, donde el factor de acumulación económica es central para las relaciones sociales, hablamos de riqueza material. O sea, cuanto más dinero tienen más Poder tienen. En nuestro país, el Estado fue diseñado por terratenientes y empresarios, desde 1870 en adelante y consolidado durante la tiranía stronista, siempre guiado por intereses de capitales extranjeros. De modo que el actual Estado que tenemos en el Paraguay, está organizado para defender y promover los intereses de millonarios terratenientes, empresarios y banqueros, a estas alturas, todos muy dependientes y/o condicionados por la mafia internacional. Por eso es un Estado impuesto. Porque la supuesta democracia que tenemos en el Paraguay es en realidad la democracia de los millonarios, o sea, es una dictadura mafiosa al servicio de una minoría. Lo más terrible de todo esto es que somos las mayorías trabajadoras de la ciudad y del campo quienes sostenemos este Estado, puesto que un impuesto indi­recto como el IVA, que todas y todos pagamos, es el principal sostenedor del Estado.

En estas semanas se habló y habla mucho sobre el Presupuesto General de la Nación (PGN), sobre aumentos de salarios, sobre el hecho de que el 77% será destinado al pago de salarios, bonificaciones y servicios de deuda. Pero no se habla de la incapa­cidad de recaudación de este Estado que está al servicio de los ricos, pero sostenido por los pobres. Tampoco se destaca que, en un país con las enormes carencias como el nuestro, el gasto público se vea reducido en Ministerio de la Mujer con un -15.3%, Niñez y Adolescencia con un – 4.7%, Urbanismo y Vivienda – 9%, Desarrollo social con – 1%, frente al aumento de un 39% a favor de una Justicia Electoral fraudulenta. O los imperceptibles aumentitos en salud y educación. Imaginen que buena parte de los USD 600 millones, será destinado al pago de deuda, por incapacidad de recau­dación. Incapacidad que se relaciona con un escandaloso grado de evasión fiscal, una elusión fiscal (toda forma legal que evita el pago de impuestos y que es muy utilizada por las grandes empresas) creciente y sin regulación, además de un sistema tributa­rio groseramente regresivo donde paga más el que gana menos.

Por eso podemos concluir sin duda alguna, que el PGN es el ordenamiento de gastos de un Estado impuesto por millonarios, un Estado al servicio de terratenientes, em­presarios y banqueros, totalmente dominado por la mafia y la narcopolítica.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.

Más del autor