spot_imgspot_img
domingo, enero 23, 2022
40.7 C
Asunción

El efecto rebote

Los tiempos y el tiempo  han cambiado notablemente en el mundo. Aquí tenemos lugares donde en estos días hemos tenido 7 grados bajo cero en el Chaco y Canadá 49 grados sobre cero. Donde siempre hace frío ahora calor, hace frío y viceversa. .En el norte ya experimentan temperaturas máximas entre 40, 45 grados y hoy en la capital paraguaya hemos amanecido con 2 grados, convirtiendo esta semana en la cual despedimos el sexto mes quedaría cómo la semana más fría de la temporada y hasta diría del año. Nos están cambiando los hábitos hasta especular si podría nevar en el país alguna vez.

Recién ahora nos estamos dando cuenta que en algo hemos fallado  como sociedad global y por  efecto rebote pagamos sus consecuencias. Entre los errores que hemos cometido y que ahora tarde es el desprecio a los cambio climáticos ya nos damos cuenta que el rebote de la irresponsable forma de manejar nuestro medio ambiente.

Vuelta a la agenda global
Después de un siglo de ejercer un extraordinario poder económico y político, los gigantes petroleros de Estados Unidos se enfrentan a un ajuste de cuentas por impulsar la mayor amenaza existencial de nuestras vidas. Un país que siente este tema con la misma fuerza esta metamorfosis climática. Una ola sin precedentes de demandas, presentadas por ciudades y estados de todo los Estados Unidos, tienen como objetivo hacer que la industria del petróleo y el gas rindan cuentas por la devastación ambiental causada por los combustibles fósiles y encubrir lo que sabían en el camino. Afortunadamente Biden ha recuperado la agenda del medio ambiente que había sido despreciada por Trump.

Irresponsabilidad de productores y consumidores de dicho combustible, ambos tenemos culpa de vivir el duro y dañino rebote. Dependiendo su ubicación geográfica su lucha es particular cómo el caso de las las ciudades costeras que luchan por mantener a raya el aumento del nivel del mar. Los estados del Medio Oeste que ven las copiosas lluvias destruyen cultivos y hogares, y las comunidades pesqueras pierden capturas por el calentamiento de las aguas. En otras lejanas latitudes europeas se encuentran ciudades con historia que literalmente están quedando bajo agua. “Climatic Change” ha publicado un estudio en el que describe cómo la combinación entre borrascas y mareas produce, en determinadas zonas de Venecia (Italia) que el nivel del mar supere los 90 centímetros. Esto provoca que las partes más bajas de la ciudad se inunden y queden anegadas.

Las casi dos docenas de demandas están respaldadas por acusaciones de que la industria agravó gravemente la crisis ambiental con una campaña de décadas de mentiras y engaños para suprimir las advertencias de sus propios científicos sobre el impacto de los combustibles fósiles en el clima. El engaño del  público estadounidense y mundial que sin entender cómo manejar el rebote de un balón inesperado afectaría ahora hasta la vida con pandemia que predice tiempos para países sureños cómo el nuestro que sin aplicar la prevención a su rutina diaria puede estar en el ascenso de las tristes cifras de caídos e infectados.

Más cuidados, atención y medidas que regulen la producción y uso de combustibles sería una maniobra positiva

Quizá lo lean cómo tema inadecuado en tiempos de pandemia sin embargo, el hecho de vivir con el frío que ahora en el invierno que el sur mundial es uno de los riesgos de la extensión del covid 19 a través de estornudos o tocidas en espacios diferentes de la casa cerrados entre mucha gente no relacionadas con el hogar. Daniel Farber, profesor de derecho en la Universidad de California, Berkeley y director del Centro de Derecho, Energía y Medio Ambiente dice que «Las cosas tienen que empeorar para las compañías petroleras»

Incluso si tienen una buena oportunidad de ganar el litigio en algunos lugares, el descubrimiento de un mal hecho bastante claro -que sabían que su producto era malo y que mentían al público- realmente debilita la capacidad de la industria para resistir la legislación y los acuerdos».

La pandemia nos demostró que el clima es fundamental y la falta de vehículos en las calles y carreteras dio un gran respiro al planeta y sus habitantes acabando con el agujero de capa de ozono lo que demuestra una directa relación entre los combustibles fósiles y la calidad del clima y la vida. Debemos pensar más en estos temas y no solo asustarnos de sus consecuencias y miren que hace frío hoy en Paraguay. Brrr.

Más del autor