sábado, marzo 25, 2023
23.7 C
Asunción

Ausentismo, mente y trabajo

 

El emplear bien la mente en el oficio que uno tenga es fundamental para lograr alcanzar los objetivos que uno tenga y el seguir con vida con salud, paz y alegria, elementos que no son encontrados en Francia por una publicación en “Le Monde”  de París que titula; “Ausentismo: preocupación por la salud mental de los empleados” convertido en un problema económico y social. El ausentismo  como  costumbre o práctica habitual de no acudir al lugar donde se ejerce una obligación, en especial al trabajo o a la escuela ha sido siempre analizado desde diferentes perspectivas. Ahora sabemos que puede provocar serios problemas en la mente del ser humano

Un Índice o indicador del estado de una situación o proceso revela el peso creciente de los riesgos psicosociales en el trabajo siendo estos riesgos los identificados como el estrés laboral, agotamiento o depresión.

Tengo parientes mayores que insisten, motivan y reconocen el estar no ausente sino presente en el trabajo, siendo este lugar y/o ejercicio lo más sano para el ser humano como una especie de ética social. 

Este “método” de no asistir al empleo es uno que según referencias tiene su historia y dice que el ausentismo laboral o ausencia de trabajo fue tenido en cuenta por primera vez por Dubuis en 1977, ya que se dio cuenta del tiempo de trabajo perdido en el siglo XIX debido a largas jornadas de trabajo, en las que se incluían los días de fiesta.

Luego fue utilizado por sindicatos que demandaban privilegios y derechos laborales que sus empleadores no cumplían con lo que debían para sus empleados. Ahora se sabe que pueden tener serios problemas con su salud mental  afectándolos en su presencia laboral.

Lo llamativo es que excluyendo el efecto Covid el absentismo sigue aumentando y es un asunto  que debe ser tomado en cuenta seriamente por las empresas u organizaciones que dependan de su mano de obra para que funcionen bien.

Actuar para mejorar

Unos creen que puede ser algo natural, histórico o habitual de algunas regiones del mundo el no trabajar.Lo que de alguna forma se está dando ahora en Paraguay con los transportistas que trabajan llevando productos de un punto a otro y que ahora deciden no transportar protestando así para que el estado disminuya el costo de los combustibles que hacen trabajar sus máquinas. Que piensan y funcionan bien si cuentan con buen y suficiente combustible para ser bien empleados. Esto afecta el cumplimiento de las obligaciones y refuerza el pretexto de no cumplir con los horarios establecidos.

Esta coyuntura nos lleva a meditar en varios aspectos que hacen al trabajo, poniendo en una balanza los pesos que hacen y equilibran la balanza del trabajo. Hoy día más que nunca  esto es necesario analizarlo desde una perspectiva más amplia. Si no lo hacemos seguiremos perdiendo oportunidad aumentando los riesgos que supone el no poder cumplir con las obligaciones laborales acumulando pendientes de pandemia a la experiencia laboral bastante ya irregular.-

 

Más del autor