spot_imgspot_img
jueves, diciembre 2, 2021
30.7 C
Asunción

Abismos generacionales

Parece en el tiempo no acabar con interpretaciones que se hacen en relación a la influencia de la tecnología en el ser humano por generaciones. Ese patrón de tiempo en el que nos encontramos los usuarios que damos vida a lo que denominamos mundo virtual, que con sus lado negros y blancos esta haciéndose real y sus efectos perniciosos.

El tiempo tiene sus marcas donde podemos ver el inicio y desarrollo de hechos que se vuelven hábitos frecuentes cómo lo que fue en el 2007 cuando el desaparecido presidente de Apple:  Steve Jobs presentaba en San Francisco un artefacto que reunía la posibilidad de ser usado cómo teléfono, mensajero, discoteca, navegador de internet y lo que antes era solo una herramienta para hablar se convertiría en una oficina portátil. Aquello era el comienzo de una revolución global. Ponía internet en las manos de los que tenían acceso al teléfono inteligente.

Esto puede servirnos y todo depende del portador de su compañía inteligente que puede construir o destruir cómo lo que ahora se identifica cómo lo que pasan las personas de la generación Z, aquellos nacidos entre mediados de los noventa y mediados de los dos mil y cómo el uso de las herramientas inteligentes afectan el órgano más importante de nuestro cuerpo, el cerebro. Que también puede ser útil para pensar algo bueno y malo.

Atrás han quedado los análogicos o generaciones que considerábamos viejas, ahora somos los de generación millennials y Z los que “construimos” el mañana, que debe ser uno hecho por gente que tiene hoy mas  académicas que nuestros padres y abuelos pero que sin embargo no vivirán mejor.

Documento audiovisual para entender.
El género documental del cine sorprende, educa e inquieta algunas veces, un trabajo hecho por Liz Smith denominado “I am gen Z”  (soy generación Z) va hilando entre entrevistas, infografías e imágenes de la gente que no solo ha nacido sino criado entre pantallas en las que se ven y van disminuyendo la capacidad de su cerebro. Es un buen material para bucear en el tema.

La lógica de la naturaleza es que a medida que una especie evoluciona en el tiempo no empeora sino mejora desarrollando habilidades que se vuelven finas y no dejan de servir para algo bueno.

Debate intergeneracional
No podemos esperar, preocuparnos sino cómo dice mi hermana menor  cuando afirma que nos encontramos vestidos con pantallas negras con dos posibilidades; o dejamos que estos artefactos mate la condición y especie humana o los usamos para continuar nuestra vida. Entender que el mismo no   está apocopada en letras sino es un libro de páginas que pueden seguir registrando y guardando el presente en el que podemos evolucionar o involucionar, permitiendo que nuestros hijos o nietos o conocidos de la nueva generación mejoren.

Es preciso entender la conversación generacional que nos importa aprender de cada uno para ensanchar los caminos de la civilización. Huir de la confrontación que   destruye por una relación que no endiose la tecnología y permite una relación intergeneracional nos haga crecer y alcanzar el desarrollo.

Más del autor