miércoles, mayo 29, 2024
7.1 C
Asunción

Químicos y sus límites

Lo que sea consumido en exceso hace mal, siendo productos orgánicos o químicos. No depende solo de la oferta sino sobre todo de nosotros para decidir el efecto que podrían tener en nuestro cuerpo. Puede ser una buena o mala oferta o la inexistencia de regulaciones que sirvan para asegurar resultados óptimos o pésimos para el consumidor final, que justificamos la existencia de bebidas o alimentos hechos a base de recursos naturales cómo el agua.

En los Estados Unidos se imponen por primera vez límites a los niveles de PFAS tóxicos en el agua potable. Los PFAS son peligrosos porque no se degradan en el entorno y están asociados a problemas de salud como un bajo peso al nacer y el cáncer de riñón . Se utilizan en productos de uso cotidiano como sartenes antiadherentes, espuma de extintores y repelente de ropa al agua.

La EPA (Agencia de Protección Ambiental) toma medidas por primera vez en 27 años contra los ‘químicos permanentes’ que se teme que contaminen el agua de más de 200 millones de personas.

La exposición a los PFAS puede causar enfermedad y disfunción del tiroides, colesterol alto, cáncer de mama y daños hepáticos. 

Una mirada nueva 

La agencia  ha establecido límites de agua potable legalmente exigibles para un grupo de los compuestos PFAS más peligrosos, marcando lo que los defensores de la salud pública aclamaron como reglas “históricas” que mejorarán dramáticamente la seguridad del agua de la Nación. Una que tiene registrado la presencia de muchos químicos que pueden dañar nuestra salud en su medio ambiente que debe encontrarse en buen estado no solo para los humanos sino para toda la fauna que vive del aire, agua y flora existente y que debe encontrarse disponible y accesible para todos para asegurar la estabilidad y continuidad de la vida. 

Las PFAS, conocidas como “sustancias químicas eternas”, están omnipresentes en el medio ambiente y se cree que contaminan el agua potable de más de 200 millones de personas en todo Estados Unidos. Cualquier exposición a algunas variedades altamente tóxicas de los compuestos se considera un riesgo para la salud y el cáncer.

PFAS es la abreviatura de “sustancias de perfluoroalquilo y perfluoroalquilo”, que según la ley estadounidense ya tiene un límite en el torrente del líquido vital para asegurar una vida sin complicaciones.  Este tema está lejos de ser debatido en el país.

Más del autor