spot_imgspot_img
jueves, enero 20, 2022
34.7 C
Asunción

Odiadores

El odio es una de las grandes energías del ser humano en contraposición al amor. Un combustible que moviliza a muchos. Una actitud despreciable que usualmente termina en algo mas violento y dañino.  Internet es una herramienta que debe servir antes que herir.

Un “hater” según el vocabulario anglófono se refiere al odiador que es representado por un ser humano que dedica su tiempo para estar frente a su computadora o teléfono para distribuir mensajes negativos sobre alguien, algo o algún evento realizado. Hoy vemos la historia de un odiador de ultraderecha que se llama Tommy Robinson de 25 años, destacado en la red social de videos youtube. Tommy se destaca cómo un racista por haber subido un video en su canal donde afirma haber sido agredido por un hombre negro a la salida de una estación de tren. A continuación, en el video, Robinson le da un puñetazo al hombre en la mandíbula y lo hace caer al suelo. Este video fue visto por 2.8 millones de veces y llegó a ser noticia en medios de ultraderecha haciendo que Robinson sea conocido cómo imagen antiislamistas y antiinmigrantes.

Uno cree que en todas las redes sociales existen filtros cómo los existentes por denuncias de usuarios que perciben lo negativo en una publicación, sin embargo a cambio de obtener muchos seguidores, amigos y/o suscriptores vemos publicaciones que demuestran el estado mental enfermo de algunas personas que usan estas herramientas para difundir su lado odioso u odiador. El video hizo eco de los sentimientos antiinmigrantes en el Reino Unido y en toda Europa. Además se centraba directamente en el conflicto, yendo rápidamente de una escena a otra entre gritos y empujones antes de mostrar el puñetazo de Robinson. Uno se pregunta en quienes está el verdadero problema, ¿en quien emite estas horribles publicaciones, en quienes lo emiten o en los receptores?  que a su vez redistribuyen lo visto.

CAMBIAR LAS PERSPECTIVAS.
En 2019, YouTube hizo “cambios importantes en la forma de recomendar
videos y evitar la propagación de información falsa y contenido de
odio”, dijo Farshad Shadloo, portavoz de la compañía, mediante un comunicado, así y todo los videos extremistas siguen difundiéndose. En 2019, en una conferencia en el Reino Unido dirigida por un periódico de izquierda, “The Byline Times”, Robertson se distanció de su trabajo con la ultraderecha. Su cambio de parecer fue recibido con cierto escepticismo. Con el deseo de hacer ganar popularidad en YouTube u otras redes sociales uno tiende a volverse joven o adolesce madurez perpetua usando  estas herramientas y no ser utilizados por las mismas. En nuestro país podemos ser víctimas de lo mismo si no comprendemos la gravedad de estos hechos que en otros países ha generado terribles consecuencias.

Según los colaboradores de Robertson solo estaban haciendo lo que hace cualquier youtuber es decir solo subir videos a la red sin pretender nada  pernicioso. Debemos tener siempre atención sobre que y de quienes consumimos videos, textos o  fotos. No todo en el mundo real ni virtual es positivo, consumible y digerible, si la red no posee su filtro o si lo tiene pero no funciona bien cómo el caso de Robertson se apela a la real conciencia humana para rechazar o aceptar lo que entra por los ojos u oídos.

NAVEGAR CON ATENCIÒN.
Así cómo nos movemos con malicia o cuidado en cada real ocasión o reunión social lo mismo exige el tener acceso a la red global donde además de haber videos, textos o medios de comunicación constructivos también existen aquellos destructivos cómo lo que hizo Robinson  y lo que hacen o pretenden hacer gente que conocemos. Con tolerar estas cosas nos convertimos en cómplices de odiadores que pueden hacer mucho daño no solo a su barrio, ciudad o país sino ahora al mundo por el alcance mundial de esta red. Hay que promocionar al amor  para que el otro combustible movilizador promueva acciones  positivas y su impacto sea altamente beneficioso. Ser amadores en vez de odiadores.

Más del autor