spot_img
spot_imgspot_img
domingo, septiembre 25, 2022
15.7 C
Asunción

Lo que falló en Chile

Piñera abrumado por las manifestaciones callejeras de octubre de 2019 que casi quemaron Santiago la capital chilena encontró una válvula de escape convocando a una constituyente. Era una buena manera de estirar su presidencia y terminarla. La constituyente duró 18 meses y tenía que ser ratificada por un referéndum. La historia ya la conocen. 

El recién llegado a la presidencia, el joven Gabriel Boric, se jugó apoyando la nueva   constitución   y perdió. Para el académico chileno Mauricio Moreno quien analiza la escena electoral a casi dos semanas del plebiscito que rechazó por un 61,8% la propuesta de nueva Constitución planteaba los siguientes puntos vistos cómo cambios muy  radicales para el chileno.

El recién llegado a la presidencia, el joven Gabriel Boric, se jugó apoyando la nueva   constitución   y perdió. Para el académico chileno Mauricio Moreno quien analiza la escena electoral a casi dos semanas del plebiscito que rechazó por un 61,8% la propuesta de nueva Constitución planteaba los siguientes puntos vistos cómo cambios muy  radicales para el chileno.

El recién llegado a la presidencia, el joven Gabriel Boric, se jugó apoyando la nueva   constitución   y perdió. Para el académico chileno Mauricio Moreno quien analiza la escena electoral a casi dos semanas del plebiscito que rechazó por un 61,8% la propuesta de nueva Constitución planteaba los siguientes puntos vistos cómo cambios muy  radicales para el chileno.

Esto queda como un pendiente en el gobierno de Boric cómo otros que respondan bien a las necesidades del pueblo chileno que ahora quizá tarde se da cuenta de lo que hizo bien o mal cómo votante al  elegir a una persona con poca o casi ninguna experiencia de administrar bien la cosa pública. Boric tiene que ganarse la consideración de su pueblo y todavía no ha culminado un año de mandato. El rechazo generó cambios en su gabinete. 

La gobernabilidad puesta en entredicho

Ahora nadie  tiene seguridad de mantenerse en el poder  y que la sociedad crea que  está gerenciada por mentes lo suficientemente preparadas y comprometidas con el sujeto del trabajo político; la república. Este  ya no tolera ni acepta más fracasos ni errores de quienes están y deben existir para ofrecer y dar soluciones al demos o dueño real del poder, la ciudadanía.

Un país democratico es el que determina finalmente si tendrían vida proyectos, gobiernos y cambios que pueden o no afectar su vida, experiencias. El rechazo a la constitución de Chile fuerza que Boric pega un golpe de timón que sintonice con la gente y haga gobernable su país. De lo contrario podría caer en los mismos reclamos callejeros que lo llevaron al poder.  

Próximamente en Brasil y Paraguay estaremos viviendo  las elecciones presidenciales que pueden traer o no cosas buenas para nuestros países. El pueblo ya no tolera fracasos sino solo éxitos.

 

Más del autor