Connect with us

Suscribirse

Win

La NBA se asoma al abismo

La NBA vive en la espiral de casi cualquier ámbito social con el virus,
entre la voluntad de no rendirse y el riesgo de ir demasiado lejos y
enredarse demasiado entre sus catastróficos tentáculos.

Boston Celtics no sabía si iba a tener los ocho jugadores que se necesitan, como mínimo, para salir a jugar en esta compleja temporada NBA, la que tiene que convivir con la pandemia sin la protección de la burbuja, que dio un resultado excepcional para cerrar el curso pasado, en Florida.

Cuando los verdes, en situación convulsa tras el positivo de su gran estrella Jayson Tatum, reunían piezas como podían, se enteraron de que su partido contra Miami Heat, a priori un choque de titanes en el Este y revancha de los últimos playoffs, se tenía que aplazar… porque era su rival el que no tenía esos ocho jugadores disponibles, así lo informó el portal as.com.

El positivo de Tatum, es un dominó desasosegante, afectó a Bradley Beal, la estrella de Washington Wizards que pasó a considerarse contacto directo tras charlar con el alero de los Celtics (y defenderse mutuamente) en el reciente Wizards-Celtics. Beal lo supo solo minutos antes de jugar el sábado, precisamente contra Miami Heat, y tras realizar sus rutinas prepartido con normalidad.

DURA REALIDAD

Antes de (precisamente) Celtics y Heat, los de la capital habían jugado contra los Sixers, otro equipo asaltado por el virus que el sábado jugó contra Denver Nuggets (teóricamente un partido excelente) con solo ocho jugadores, cuatro titulares fuera y tres novatos obligados a disputar más de 40 minutos.

Esa ha sido la realidad de la NBA solo en las últimas horas. Para la jornada del domingo (un programa de ocho partidos), 22 jugadores eran baja por cuestiones sanitarias y otros 43 o no iban a jugar o estaban entre algodones según los partes médicos de los equipos, por otros problemas físicos.

Las cuarentenas alargan los días sin entrenar, los partidos con bajas obligan a que los que están en pista lo hagan durante demasiados minutos y el calendario está comprimido para que (con 72 partidos con franquicia) se acabe como muy tarde el 22 de julio. Así que los entrenadores y ejecutivos temen que las bajas por protocolos sanitarios provocarán, como indeseable efecto secundario, más lesiones en otros jugadores y, en total, un complejo panorama deportivo y un factor de azar enorme en quién gana y quién pierde. Quién cumplirá con sus objetivos y quién no en una temporada a la que algunos empiezan a poner ya el asterisco que se quitó a la pasada, con el parón de cuatro meses y el reinicio en Disney World.

Por ahora, eso sí, se han jugado 144 de los primeros 146 partidos en tres semanas de competición. Pero ¿cuántos se están jugando ya con plantillas diezmadas? ¿Cuánto piensan los equipos en lo deportivo y cuánto en lo sanitario? ¿Qué valor real se le puede dar a lo que está pasando tras un inicio flácido por lo fugaz de la pretemporada al que ha seguido la primera gran irrupción del virus?

POR AHORA

La NBA, por ahora, no va a parar ni va a plantear la burbuja durante la fase regular. Los playoffs podrían ser otra historia, pero para eso queda mucho (arrancan el 22 de mayo) y para entonces la Liga cree que la situación puede haber mejorado, con la irrupción definitiva de la vacunación a gran escala como posible tabla de salvación.

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Juan Martínez, Fabrizio Meza, Lisandra Aguilar.

Copyright © 2020 El Independiente | Libre y Transparente
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente