spot_imgspot_img
jueves, enero 20, 2022
28.7 C
Asunción

Jugar es asunto serio

Cuando hablamos de la teoría de juegos, no nos referimos solamente al casino o a otras disciplinas lúdicas, es teoría sobre los comportamientos estratégicos o teoría de la decisiones interactivas. Su utilidad se cimenta en la justificación de las leyes y de las normas sociales que faciliten la cooperación en un grupo determinado de personas; por ejemplo en el proceso de toma de decisiones políticas; la comprensión de las relaciones de poder en una negociación; herramienta de análisis de conflictos; herramienta que permite generar confianza en un grupo.

Aplicada a la realidad, la teoría de juegos es una fantástica herramienta que se puede utilizar en las negociaciones e invita a reflexionar sobre la complejidad de las interacciones sociales. Nos muestra que las empresas, personas y los gobiernos son interdependientes y su interacción genera beneficios para la resolución de problemas comunes; la cooperación no es fácil; en algunos casos, cuando cada una de las partes privilegia su propio interés, el interés colectivo no puede alcanzarse; la forma en que se realizan elecciones estratégicas en situación de cooperación es diversa.

Hablar de cooperación no es precisamente hablar de cooperativismo o de relaciones necesariamente verticales, sino de encontrar un equilibrio donde el beneficio es el mejor para todas las partes, lo que implica que una parte deba realizar un mayor esfuerzo en un momento y otra parte en otro, como se da muchas veces en la dinámica de los deportes grupales, donde cada jugador tiene una función y su trabajo no es siempre el mismo que el de su compañero.

Uno de los padres o principales desarrolladores de esta teoría fue John Forbes Nash, que le dio una nueva perspectiva a este tema que ya tiene varias décadas de análisis y reflexiones sobre el mismo. El Premio Nobel de Economía hizo un especial énfasis en que aplicar esta teoría en los ámbitos empresariales, sociales y gubernamentales podrían ser la clave para reducir las desigualdades.

El desafío que tenemos como sociedad es poder sentarnos a pensar e identificar qué es aquello que cada uno de nosotros debemos hacer para que todos ganemos el juego de hacer un país más justo y mejor para todos.

Más del autor