lunes, mayo 20, 2024
12.1 C
Asunción
InicioSin categoríaEl tiempo se acaba, pero no es demasiado tarde.

El tiempo se acaba, pero no es demasiado tarde.

Categoría

Fecha

Hace cinco años, se hizo una predic­ción meteoroló­gica de un día de verano en 2050 a modo de advertencia sobre el cambio climático. Sin embargo, esta proyección se adelantó 31 años.

Meteorólogos son cautos a la hora de hablar sobre el verano que nos espera, pero sostiene que en Paraguay tendremos una primavera mucho más cálida y caluro­sa en comparación a años anteriores. Y se piensa que, nos estamos yendo hacia el verano más caluroso de la historia, otra vez.

Si bien es cierto que se llevan a cabo acciones para tratar de contrarrestar esta situa­ción, las medidas tomadas son escasas, insuficientes, poco ambiciosas y por si fue­ra poco no se cumplen en su totalidad.

“Si no cambiamos urgente­mente nuestras formas de vida, ponemos en peligro la vida misma”, dijo António Guterres. “La naturaleza está enojada”, dijo António Guterres, Secretario general de las Organización de las Naciones Unidas. “En todo el mundo, la naturaleza contraataca con furia.”, sen­tenció

“Nuestra cálida Tierra está emitiendo un grito esca­lofriante: “Detente”. Si no cambiamos urgentemente nuestras formas de vida, ponemos en peligro la vida misma. Mi generación ha fracasado en su responsabili­dad de proteger nuestro pla­neta. Eso debe cambiar. La emergencia climática es una carrera que estamos perdien­do, pero es una carrera que podemos ganar”. La princi­pal y más relevante: “Lo que hagamos en las próximas dos décadas será decisivo para el devenir del planeta”. Esto es, el triunfo o la derrota de este partido de millones de años se juegan en 20 años. El término “acelerar” se in­crusta en cada intervención del presidente del Instituto de Investigación Grantham sobre Cambio Climático y Medio Ambiente de la Lon­don School of Economics. Porque es un desafío de gran magnitud. Apresurar, apremiar, agilizar.“Hay que acelerar el ‘cambio del cam­bio”, insiste. “La pregunta no es si debemos hacerlo, porque la respuesta es un ‘si’. La pregunta tampoco es de qué forma, porque están los recursos y la tecnología para ello. La cuestión radica en el cómo lo podemos ace­lerar”.

¿Pero qué debemos hacer?

La advertencia se encuen­tra implícita la demanda de mejores políticas (o po­líticos). La lucha contra el cambio climático podría ser más efectiva si las polí­ticas fueran mejores. Con buenas políticas podríamos gestionar mejor el cambio climático. La lucha contra el cambio climático “tiene que ver con la tecnología, con la política, con la economía”. Si por él fuera, lo más urgente sería “intentar cambiar la forma en la que producimos y consumimos”. “Lo más importante es reconocer que se tiene que actuar a lo largo y ancho de toda la sociedad y toda la economía”, remar­ca. “Cada uno tenemos en nuestras manos el futuro del crecimiento del planeta”, puntualizó Gutierres.

APORTE DE LA GANADERÍA

En Argentina, una de las po­tencias ganaderas del mun­do, hay más vacas que perso­nas: unos 54 millones frente a 44. Alabada por su calidad, la carne bovina se exporta a numerosos países y se devora también en casa, donde por ahora se minimizan las alar­mas encendidas ante la con­taminación de estos rumian­tes. El metano que liberan las vacas al eructar supone cerca del 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero en Argentina, la mayor ame­naza al cambio climático del país, según el portal El País de España. Pero cuál es la situación en Paraguay teniendo en cuenta que es un país con 14 millones de cabezas de ganado frente a los 7 millones de habitantes, el desafío en el país es recon­ciliar dos demandas: la de productos animales y la de servicios ambientales. Hoy, alrededor del 80% del creci­miento del sector pecuario nacional se da en sistemas industriales. Debido a estos cambios, el ganado compite directamente por las escasas tierras, el agua y otros recur­sos naturales.Si hablamos de una posible solución al respecto, la ganadería para­guaya puede desarrollar un papel importante. Para apro­vechar el potencial del sector y contribuir a la mitigación ambiental sólo será posible mediante una mayor capa­cidad de vigilar, informar y verificar las emisiones de la producción pecuaria y para esto será necesario el desa­rrollo de nuevas tecnologías agropecuarias. Paraguay constituye un compromiso para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 20% al 2030.

MASA BOSCOSA

Se estima que actualmente existen en Paraguay alrede­dor de 19 millones de hectá­reas de bosques nativos de los cuales 15,5 millones de hec­táreas se encuentran en la re­gión Occidental y alrededor de 3,5 millones de hectáreas se encuentran en la región Oriental, sin embargo esto podría bajar drásticamente por la tala indiscriminada de árboles y la expansión de la ganadería. Paraguay sufre una deforestación de 266 mil hectáreas por año.

 

Saber el impacto y la acción

KARIM MUSALEM DIRECTOR DE CONSERVACIÓN WWF

Como país debemos decidir en invertir en ciencia y tecnología y el medio ambiente para conocer el impacto que genera laagricultura in­tensiva en el sur del país y la ganadería en el nor­te del Chaco. Estamos todavía a ciegas en cues­tiones sobre informa­ción y ciencia. No tene­mos claridad de cuál es el modelo adecuado en el que podamos tratar de encontrar un equili­brio entre producción y conservación y necesa­riamente debe invertir­se en eso. El daño de los incendios en zonas des­protegidas es grave y nos toca empezar a priorizar el monitoreo y ver qué medidas debemos tomar como sociedad para que no se vuelva a repetir. Así también cada mu­nicipio debe contar con herramientas para miti­gar los problemas.

Tenemos que dejar de destruir

LUIS RECALDE INGENIERO AGRÓNOMO

El problema más grave de todos y lo principal es la destrucción de há­bitats. Sigue el desmonte en la región Oriental y Occidental, a eso se le suma la depredación de 500 mil hectáreas de parques nacionales en el Chaco en los últimos 10 años y la contaminación con residuos cloacales y desperdicios de estacio­nes de servicio del Acuí­fero Patiño del que de­pende cerca de 1 millón de personas en Central.

La primera acción debe­ría ser parar la destruc­ción del hábitat, esto no se soluciona solo con re­forestación. Se deberían recuperar los bosques de los bordes de apoyo para practicar una agri­cultura y ganadería más sustentable y sostenible.

No se puede pedir que estas actividades paren pero sí que operen con buenas prácticas.

Se prevé trimestre cálido

ROBERTO SALINAS GERENTE DE CLIMATOLOGÍA DE LA DIRECCIÓN DE METEOROLOGÍA E HIDROLOGÍA

Según la proyección del trimestre entrante correspondiente a los meses de octubre, no­viembre y diciembre, se sentirán temperaturas por encima de lo que normalmente se regis­tra, por lo que se tiene prevista una primavera cálida.

Hacemos perspectivas climáticas hasta tres meses y las evidencias presentan temperaturas levemente más eleva­das.

Del verano que se acerca hay que ser cautelosos, no quiero predecir un verano extremadamen­te caluroso como otros dicen porque no tengo evidencias de que pueda llegar a cumplirse.

Las predicciones o esti­maciones para los próxi­mos 6 meses se pueden hacer pero son menos las probabilidades de que se cumplan o no.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.